Trabajos forestales dañan la mámoa A Arquiña de Vilaseco

Juan Ventura Lado Alvela
j. v. lado CEE, CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

Los restos de la mámoa.
Los restos de la mámoa. X. Ameixeiras

El túmulo milenario está afectado por una plantación de eucaliptos

06 oct 2014 . Actualizado a las 07:33 h.

El desbroce del terreno en el que está ubicada y la posterior plantación de eucaliptos ha dañado A Arquiña de Vilaseco (Vimianzo), un túmulo funerario datado entre el segundo y el cuarto milenio antes de Cristo y que está incluido en Parque do Megalitismo, un macroproyecto de la Xunta de Galicia para proteger estos bienes patrimoniales que lleva años en el olvido.

La mámoa está situada a unos 60 metros del cauce del río Castro, justo en el linde entre dos propiedades particulares y atravesada por una pared de piedra que separa las parcelas. Tiene aproximadamente 37 metros de largo por 32 de ancho y ya había sido despojada con anterioridad de muchos de sus elementos, probablemente para la construcción del propio muro.

Se conservan los restos de una cámara poligonal de la que son visibles algunas lajas verticales y la tapa del corredor fracturada. Además quedan algunas piedras hincadas que podrían pertenecer al anillo lítico perimetral.