Calvo gestiona un certificado de respeto a los derechos laborales para sus plantas

la voz

El Grupo Calvo, que tiene sede en Carballo, ha obtenido la certificación SA8000 en su planta de El Salvador. Así se reconoce el respeto de la compañía hacia los derechos humanos y laborales de los empleados, tanto en el lugar de trabajo como en la cadena de suministro. Es la primera empresa que obtiene este título en el país centroamericano, lo que, según fuentes de la propia empresa, ratifica el compromiso de Calvo para proporcionar a sus colaboradores unas condiciones de trabajo que están muy por encima de los mínimos exigibles.

Calvo se ha impuesto en el país centroamericano la lucha contra el trabajo infantil, la seguridad en la jornada laboral y la regulación horaria, así como el salario justo y el derecho a la salud.

Sin embargo, la acción del grupo internacional de alimentación irá más allá de las fronteras de El Salvador, porque en el plazo de unos meses comenzarán las correspondientes auditorías en las plantas brasileñas y españolas, con el fin de conseguir también para ellas la certificación SA8000.

Código

Calvo ya mostró sus intenciones hace un año con la aprobación del código de proveedores de atún. El director general del grupo Calvo en Europa y El Salvador, Enrique Orge, mostró su satisfacción por el hecho de ser una de las primeras empresas atuneras en conseguir la certificación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Calvo gestiona un certificado de respeto a los derechos laborales para sus plantas