Vimianzo homenajea al vecino y periodista Celso Collazo Lema

Los actos de hoy comienzan a las 11.30, con el enterramiento de sus cenizas

La voz

Vimianzo rendirá hoy un homenaje al periodista y vecino Celso Collazo Lema, recientemente fallecido a los 92 años en Guadalix de la Sierra (Madrid). Las cenizas de Collazo, nacido en Vimianzo en 1921, será enterradas a las 11.30 horas en el cementerio de la localidad y, una hora después, se descubrirá una placa en su casa natal, situada en la rúa da Torre, número 35. Asimismo, para la una de la tarde se ha organizado una mesa redonda en el castillo, en la que participará un representante de la familia; Juan Caño, exdelegado de la agencia EFE en Londres y Washington; Óscar Becerra, director gerente de Prisa Revistas; Jorge Mira, catedrático de electromagnetismo en la USC; y Carlos Reigosa, escritor y periodista, además de exdirector de información de la agencia EFE, de la cual Collazo fue delegado en Londres, Moscú o Estados Unidos 25 años.

Precisamente Carlos Reigosa, quien entabló amistad con Collazo en Efe, charló ayer en Radio Voz Bergantiños sobre la figura del vimiancés: «Foi un galego que tivo que saír da súa terra, a persoa que logo nos ofrecería a súa mirada, que sería os nosos ollos fóra», apuntó. Reigosa recordó que a Collazo le tocaron vivir episodios dramáticos en los primeros tiempos de su vida -su padre fue paseado en Ponteareas, su tío asesinado en Ourense, otro escondido en casa...-, hasta que en 1951 abandona Galicia. Galleguista, abandonó su tierra, según el escritor, consciente de que lo hacía «para darlle voltas ao mundo».

«Eu son un neno de Vimianzo»

Pasó buena parte de su vida informando desde fuera de España, en una época en la que los medios empezaban a apostar con fuerza por enviar corresponsales en lugar de por traducir noticias de agencias extranjeras. Londres, Moscú, Nueva York, Washington... En cada una de las viviendas que tuvo en esas tierras, su casa se convertía «nun pequeno centro galego», dijo Reigosa. Su vínculo con Galicia nunca se perdió. Tampoco el forjado con Vimianzo. De hecho, recordó el escritor que hoy participa en los actos de homenaje, Collazo solía hacer uso de una frase: «Eu son un neno de Vimianzo».

La opción de que sus cenizas reposen en la capital de Soneira se convirtió en preferente cuando hubo que descartar la posibilidad de que Collazo se enterrase junto una tía, Clotilde, la misma que le había enseñado a leer, como había sido su deseo en un primer momento. No pudo ser así, porque aquel cementerio ya se había cambiado de ubicación, por lo que la siguiente posibilidad era, sin ninguna duda, la tierra que lo vio nacer en 1921.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Vimianzo homenajea al vecino y periodista Celso Collazo Lema