Cuatro aserraderos aún en activo conviven en armonía en Pasarela

Los hermanos Lema Bello fueron el germen de una actividad que sortea la crisis


[cristina viu] Pasarela (Vimianzo) probablemente sea la parroquia gallega con mayor concentración de aserraderos en activo. Es verdad que en Ponteceso llegó a haber varios, así como en A Ponte do Porto, pero solo en la localidad vimiancesa han logrado mantenerse cuatro, a pesar de las vicisitudes, que no han sido pocas. Todas las fábricas proceden de una misma rama familiar y «a relación é moi boa, incluso compartimos proveedores», explica Eduardo Lema, que tiene ya 80 años y es hijo de uno de los fundadores de este conglomerado de talleres cuyos tableros incluso llegan a China. Es uno de los mercados que ha abierto José Manuel Lema, que tuvo que buscar una alternativa a las cajas del pescado cuando la marea negra del Prestige dejó a los cerqueros en el puerto y a los aserraderos de Pasarela sin la clientela habitual. Otro golpe ha sido el parón de la construcción, pero de un modo u otro, los cuatro negocios se mantienen activos. La madera de Vimianzo despierta interés. Manuel Caamaño manda desde hace meses eucalipto para Inglaterra y Holanda para la fabricación de pellets y ahora se incorporan al negocio los de Pasarela. En junio comenzarán a vender a Holanda material para abastecer calderas de biomasa. Será un buen sistema para deshacerse de las astillas. También empezarán a enviar a Inglaterra tablas para la fabricación de palés y seguirán mandando a China tablas de 2,5 metros de largo. Exportación Ahora la exportación es uno de los principales negocios en la zona, después de que desapareciera el abastecimiento a las tarrafas de la zona, una actividad con la que movían cantidad de madera, según explica José Antonio Ramos, nieto de uno de los fundadores. La legislación que obliga a que tengan que ser de un solo uso ha terminado con el negocio, porque los armadores se han cambiado al plástico, que sí se puede lavar. El gran salto en Pasarela se produjo en el 2003, cuando la marea negra obligó a buscar alternativas para sacar el pino que se acumulaba en los almacenes. Entonces José Manuel Lema encontró una salida en la fabricación de cajas para vino. Ahora su principal cliente está en Francia. También se aprovechó de ello José Antonio Ramos, que también abastece a fábricas de muebles en Yecla, en Murcia, y hace algo para la construcción. La pérdida del mercado del cerco supuso un duro golpe que ha hecho desaparecer varios empleos desde el 2003, los tres últimos el año pasado por la reducción de la carga de trabajo. A pesar de todo, los negocios siguen. Buena parte de la producción de los aserraderos de la parroquia vimiancesa se dedica ahora a la exportación. «A relación é moi boa e incluso compartimos proveedores e clientes»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuatro aserraderos aún en activo conviven en armonía en Pasarela