Aparecen muertas diez ovejas en Paiosaco, probablemente atacadas por un grupo de lobos

Los cánidos solo devoraron a una de las reses


Ya es la tercera vez que un grupo de cánidos atacan a las ovejas que Arcadio Pueyo Hevia tiene en una finca de Paiosaco. Lo que quedaba del rebaño tras el ataque del pasado año eran una docena de reses, pero desde la madrugada de ayer solo quedan dos vivas.

Arcadio Pueyo se encontró con los cadáveres de los animales ayer por la mañana y a pesar de que la zona en la que estaban está rodeada de viviendas, ninguno de los vecinos se apercibió del ataque. Ahora falta por determinar si efectivamente fueron lobos los que atacaron el rebaño, aunque los vecinos de Paiosaco parecen estar muy seguros de que efectivamente lo son.

Arcadio Pueyo tiene las ovejas para mantener limpias sus fincas. Los animales tienen a raya la hierba, pero se han convertido en una presa fácil para los depredadores, que únicamente devoraron a uno de los animales. Los demás murieron por las heridas causadas durante la razia. Todos ellos se desangraron después de que los cánidos les mordieran la yugular. Uno de los guardas de Medio Ambiente que acudió a la zona señaló que esta es el forma habitual de actuar de los lobos, pero también de determinados perros asilvestrados. El instinto les obliga a lanzarse al cuello de sus presas, aunque luego solo comerán lo que necesiten.

Para determinar si los atacantes son efectivamente lobos habrá que esperar a lo que determine los técnicos y especialistas que trabajan con la Consellería de Medio Rural e do Mar. La diferencia entre que el ataque sea de un tipo de animal o de otro es determinante, porque de ello dependen las indemnizaciones que tiene previstas la Xunta de Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Aparecen muertas diez ovejas en Paiosaco, probablemente atacadas por un grupo de lobos