El campo de golf de Cee tiene difícil salir del hoyo

El proyecto deportivo-residencial llega a un punto decisivo, una década después de iniciado y sin que aún se haya construido nada


Ya en el 2003 se produjo una visita de representantes de la federación española para analizar la posibilidad de instalar un campo de golf en Cee, pero fue en el año 2005 cuando el proyecto empezó a tomar forma. Una promotora de Elche (Alicante) adquirió aproximadamente dos millones de metros cuadrados en el monte de San Pedro Mártir. Sus responsables mantuvieron reuniones con el entonces alcalde, Antonio Domínguez, y los buenos vientos que soplaban para los negocios de la construcción hacían creíble que el macroproyecto programado pudiese ver la luz.

La idea era muy sencilla y ya había funcionado, para bien o para mal, durante años en todo el país. La empresa adquiría unos terrenos, el Concello se los recalificaba para que pudiese construir y, a cambio, la Costa da Morte tendría un campo de golf de primer nivel y Cee jugosas compensaciones para invertir en desarrollo del pueblo, políticas municipales o lo que los gestores decidiesen en cada caso.

La propuesta incluía, además del espacio deportivo, con 18 hoyos y 772.000 metros cuadrados; dos hoteles, otros tantos apartoteles y un espacio para suelo residencial, que empezó con una previsión de más de 3.000 viviendas y ahora se mueve en el entorno de las 250.

Este convenio, junto con el de los antiguos astilleros Sicar, planea sobre la situación urbanística de Cee desde hace varios años. Ya se hablaba de él en la redacción del plan general del año 2007 y ahora, cuando todos los grupos políticos parecen estar de acuerdo con sacar adelante el documento, vuelve a jugar un papel fundamental.

El pasado 19 de febrero representantes de la compañía alicantina visitaron el Concello de Cee y tienen previsto hacerlo de nuevo en breve. Escucharon las peticiones del Concello, que están muy lejos de los 4,5 millones de euros con los que se contaba en el 2005, pero aun así aspira a renovar dos edificios, completar parte de la rehabilitación del casco antiguo, ponerle el techo a dos pabellones y emprender algunas actuaciones de saneamiento.

La respuesta inicial de la parte empresarial no parece para nada halagüeña porque, fuentes presentes en el encuentro, aseguraron que la firma comunicó que no tiene previsto aportar ni un solo euro a estos proyectos públicos. Concretamente, señalaron que se encuentra en pérdidas y que la única garantía económica que puede ofrecer sobre el cumplimiento del convenio son los terrenos ya adquiridos.

Evidentemente, de concretarse esta postura, echa por tierra cualquier planteamiento que se pueda hacer desde el ámbito municipal, aunque, tal como explicó la alcaldesa, Zaira Rodríguez, se trata de una negociación en curso en la que la reunión de febrero fue el primer encuentro, con lo que todavía no se puede tirar la toalla.

La siguiente cita, prevista para los próximos días, sí que se presenta como mucho más decisiva puesto que permitirá saber qué es lo que realmente ofrece la empresa. En caso de que la propuesta no resulte satisfactoria, cada vez parece más claro que el Concello continuará su plan general sin contar con el golf.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El campo de golf de Cee tiene difícil salir del hoyo