Castaños contra el fuego en Monte do Cabo fisterrán

Los alumnos del Nosa Señora do Carme crean barreras naturales para contribuir a frenar los posibles incendios

Un grupo de alumnas replantando castaños en la zona.
Un grupo de alumnas replantando castaños en la zona.

Las acciones que coordina el programa Voz Natura, a través de la fundación Santiago Rey Fernández-Latorre, cobran un especial significado en Fisterra. Los alumnos del centro Nosa Señora do Carme y sus profesores, con Julia Insua al frente, tiene ya siete años de experiencia y se les nota. Así, además de llevar a cabo las mismas acciones ambientales, paisajísticas y de conocimiento y protección del medio que el resto de estudiantes, trabajan con un objetivo definido.

De la mano de los agentes forestales del Distrito V, se han fijado como meta que su labor, además de todas las funciones anteriores, contribuya a prevenir de manera directa los incendios forestales.

Para ello, han dividido en diferentes zonas su ámbito de actuación y, cada año, trabajan en aquellas que más lo necesitan y donde las plantas disponibles se lo permiten.

Ayer por la mañana le tocó a tres puntos distintos repartidos por el Monte do Cabo, donde plantaron unos 75 castaños, la especie recomendada para crear barreras naturales entre los pinos y los eucaliptos que puedan detener, o al menos frenan, las llamas ante un eventual incendio.

Los alumnos participantes ya están en la ESO, con lo que han tenido ocasión de realizar esta tarea varias veces antes, de tal modo que ayer sustituyeron algunos árboles que ellos mismos habían plantado y que no llegaron a crecer. También vieron como evolucionan los que sí enraizaron bien y pronto integrarán su propio bosque de frondosas autóctonas.

Al margen del aspecto ambiental y el educativo, en los que se centra el programa, este tipo de jornadas también tienen un importante componente lúdico. A los chavales les permite salir de clase, estar en contacto con el medio y divertirse. Todo eso, a pesar de que la tarea implicaba cavar con las azadas y una importante caminata por la escarpada ladera del monte. Un trayecto que se hizo complicado para algún profesor que no eligió la ruta adecuada, pero que gracias a las directrices de los forestales y la colaboración de los maestros y de Protección Civil salió tal y como estaba planeado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Castaños contra el fuego en Monte do Cabo fisterrán