Los cormoranes se tragan las truchas de la Costa da Morte

Los temporales han multiplicado la presencia de estas aves marinas en las masas de agua de tierra adentro

Los cormoranes llegaron el miércoles, al corazón de Carballo, al parque del San Martiño.
Los cormoranes llegaron el miércoles, al corazón de Carballo, al parque del San Martiño.

carballo / la voz

Queda justo un mes para que se abra la temporada de pesca en los ríos de la comarca y los deportistas temen que la campaña sea mala por la competencia que suponen los cormoranes. Los temporales han multiplicado la presencia de estas aves marinas en las masas de agua de la Costa da Morte que están ejerciendo una enorme presión sobre la fauna fluvial de la comarca.

El biólogo y presidente de la asociación Río-Mar de Baio, David Gómez Brandariz, confirmó la presencia de ejemplares de esta especie no solo en el coto sino en cauces más pequeños. Explicó que las colonias, que cada vez son mayores, están muy extendidas y su presencia en zonas donde las truchas van a desovar causa un enorme impacto en la población piscícola, aunque habrá que esperar hasta la primavera para conocer con exactitud la situación.

Pedro Castro, de la asociación de Coristanco, constató que también hay más presencia de estas aves en la zona de Verdes y reconoció que varias entidades han solicitado a la Xunta permiso para realizar cacerías destinadas al control de las poblaciones, como ya se hace en Asturias. Especialmente preocupante para los aficionados a la pesca es la situación del río Xallas, donde se concentra el mayor número del estas grandes aves, que habitan en el embalse de Santa Uxía.

Octubre

Los cormoranes comienzan a llegar a la zona en octubre y el momento álgido de la migración se da en los meses de enero y febrero. Este tiempo ha coincido con intensísimos temporales en el mar, lo que ha llevado a más ejemplares a buscar refugio en tierra. El ornitólogo José Luis Rabuñal señaló que en las condiciones del mar resulta muy difícil pescar, por lo que las aves buscan refugios. De hecho, el miércoles incluso había varios ejemplares en el centro mismo de Carballo, en el parque del San Martiño.

José Luis Rabuñal señaló que el oleaje está siendo tan intenso que ha cambiado la forma de las playas y ha alejado de la costa a la fauna habitual. Comentó que en el arenal Traba de Laxe, donde el mar ha cambiado la morfología de las dunas, no había ayer ni rastro de las cerca de 2.000 gaviotas que suele haber en la playa y que una gran colonia de cormoranes habían buscado abrigo en la zona urbana de la ría de Camariñas detrás de la fábrica de conservas de Cerdeimar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Los cormoranes se tragan las truchas de la Costa da Morte