Más de un conductor que ayer circulaba por la AC-552 alucinó. Seguro que se frotó los ojos para comprobar que no estaba dormido o que por arte de magia lo habían trasladado al pasado. No es para menos, porque cruzarse con una veintena de vehículos antiguos te deja noqueado. Era como si en la comarca se estuviese rodando una película de los años treinta o cuarenta, pero nada más lejos de la realidad. A bordo de ellos, los miembros del Club Gallego de Automóviles Antiguos, que preside José Luis Blanco Nogueira, que desde el pasado miércoles disfrutan de la Costa da Morte y causan sensación por donde pasan. Ayer, por ejemplo, fueron desde Carballo a Vimianzo, Camariñas y Muxía, así que, aunque antiguos, quedó claro que los vehículos, el más veterano de 1929, aguantan muy bien los kilómetros. No alcanzan grandes velocidades, pero eso es incluso una ventaja para los que los ven desde las localidades por donde pasan, que pueden fijarse en todos los detalles. Preciosos y bien conservados. Mañana volverán a pasar por Carballo, así que si los ven no crean que se trata de visiones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un viaje al pasado por las carreteras de la comarca