Perfeccionando el inglés sin coger un vuelo


En verano los más pequeños de la casa tienen tiempo para todo. Para divertirse, para aburrirse, para divertirse de nuevo y volverse a aburrir... Y para aprender inglés de una manera inolvidable. Al menos ese es el objetivo del colegio ceense Manuela Rial Mouzo, que este año, su primer curso como centro plurilingüe, ha puesto en marcha la primera edición del English Summer Camp, dirigido a niños de entre 3 y 12 años y coordinado por las profesoras Leticia Alvariños y Patricia Freire. Una forma fantástica de aprender el idioma sin tener que coger un avión e irse a otro país. Al lado de casa refuerzan sus conocimientos de inglés y al mismo tiempo disfrutan de todo tipo de actividades, lo que para los padres es una forma fantástica de conciliar vida familiar y laboral. En el campamento, operativo de lunes a viernes, los niños realizan actividades deportivas, artísticas, de apoyo escolar y juegos, todos ellos de manera bilingüe y semanalmente participan en talleres temáticos, como unas divertidas «miniolimpiadas» o el «misterioso mundo de los piratas». Así, jugando, los pequeños hacen nuevos amigos y se lo pasan en grande, aprendiendo una nueva lengua casi sin darse cuenta. La idea es, según explica el director del colegio, Isidro Caamaño, es que los niños aprendan inglés de manera intuitiva, práctica y natural y, para ello basan la enseñanza en juegos. «Las actividades y talleres ayudan a que comprendan y asimilen vocabulario. Se trata de un campamento de inmersión lingüística con una atención muy individualizada. Queremos que aprendizaje y diversión vayan de la mano en todo momento», asegura Caamaño.

Viendo lo felices que están los niños del Manuela Rial, que entre las actividades que ya han realizado está una visita al museo de la Fundación Fernando Blanco, dan ganas de retroceder en el tiempo y volver al cole para aprender inglés como ellos. Pero no hace falta irse hasta la niñez para perfeccionar la lengua de Shakespeare, porque hay otras iniciativas para adultos. La que en diciembre del 2011 puso en marcha en Carballo, por ejemplo, Manuel Bello Míguez. Durante 35 años residió en Inglaterra y a su vuelta a Bergantiños decidió montar un peculiar grupo para no olvidar su lengua adoptiva. Nació así el English Meeting Oak, reuniones semanales en las que aquellos que ya tienen un nivel de inglés aceptable se reúnen «para charlar de actualidade, da vida de cada un, de calquera cousa», explicó Manuel Bello en Radio Voz, quien confesaba que cuando llegó a Inglaterra, «só sabía dicir yes». Las reuniones, explica, están abiertas a todos aquellos que tengan ganas de charlar, basta con que los martes se acerquen a la cafetería Jaque Mate y los jueves a la cervecería Dublín. En ambos casos a las ocho de la tarde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Perfeccionando el inglés sin coger un vuelo