«Mi abuelo pintó en Ponteceso y en Bergantiños sus mejores obras»

La Voz entrega hoy la primera de las láminas que reproducen obras del genial artista


carballo / la voz

Jara y Sedal

-Siempre ha mostrado un empeño personal por promocionar Bergantiños

-Siempre. Muchas veces me decían en televisión: «¿Pero otra vez vamos a Bergantiños a hacer un reportaje?» Se me notaba un poco que estoy enamorado de la comarca (se ríe). He pasado todos los veranos de mi vida en Ponteceso, porque me gusta, porque me siento de aquí. Además estoy en el libro Guinness de los récords porque me he casado con una sevillana y he conseguido que le guste Galicia.

-Su otro «empecinamiento» es conservar la casa de su abuelo exactamente como él la dejó.

-Soy una persona de palabra y con 13 años mis padres me dijeron: «Esto te lo vas a quedar tú, pero queremos que siga igual y que mantenga el espíritu y el arte de tu abuelo». Muchas veces el cuerpo me pide hacer reformas, modernizar la casa y hacerla más cómoda, pero mi conciencia me lo impide. Sé que tengo que mantenerlo todo tal cual lo dejó y no es fácil, pero yo se lo prometí a mis padres y voy a cumplir mi promesa. Mientras viva va a seguir así y a mis hijos les pondré en el mismo dilema. Lo que sí siento ahora es que el Concello de Ponteceso y la Fundación Pondal me están ayudando muchísimo a dar a conocer el legado de mi abuelo. Me han llamado de otros ayuntamientos reclamando el concurso de pintura al aire libre para su ciudad, pero he dicho que no, porque Ponteceso es donde mi abuelo era feliz.

-¿Fue eso lo que les llevó a poner en marcha el certamen Fernando Álvarez de Sotomayor cuya segunda edición se celebrará el próximo sábado?

-La idea fue de mi hermana Maya y a mí me pareció genial. Pero además de dar a conocer la obra de mi abuelo, los dos tuvimos claro desde el principio que el certamen tenía que servir, sobre todo, para dar a conocer la comarca. Queríamos que la gente conociese Bergantiños y la Costa da Morte no solo por el Prestige. La vía cultural es perfecta para que la gente venga a la zona y descubra que es maravillosa. Y el año pasado, en la primera edición, sucedió, porque había gente de Cádiz, de Barcelona y de otros lugares que ya nos dijeron que iban a venir de vacaciones.

-Están contagiando la pasión de su abuelo por Bergantiños a otros artistas.

-Él tenía su trabajo en Madrid, donde era director del Museo del Prado, y en la capital realizaba los encargos que le hacían. Pero eso era trabajo. Donde él pintaba lo que realmente le gustaba, era en Sergude, por eso, desde mi punto de vista, los mejores cuadros son los que hizo durante sus vacaciones. Toda su obra es muy buena, pero mi abuelo pintó en Ponteceso y en Bergantiños sus mejores obras. Cuando él llegaba a Sergude le levantaba el espíritu. A mí me pasa lo mismo, cuando llego a Bergantiños soy otro. Como mi abuelo, los mejores reportajes que hecho son los que grabé en Galicia.

-La Voz de Galicia reparte desde hoy reproducciones de las obras de su abuelo.

-Es alucinante, porque en los últimos días se me han acercado muchísimos vecinos para decirme que mi abuelo también pintó a algunos de sus familiares. Me están parando por la calle para contarme anécdotas de las láminas que va entregar La Voz, porque todo el mundo tiene algún familiar al que ha pintado mi abuelo.

fernando álvarez de sotomayor león nieto del pintor fernando álvarez de sotomayor

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Mi abuelo pintó en Ponteceso y en Bergantiños sus mejores obras»