«El hecho de acercar la pintura a la sociedad es muy positivo»

La Voz repartirá a partir de este domingo cinco láminas con reproducciones de obras del artista realizadas en Bergantiños


carballo / la voz

Tenía solo diez años cuando su abuelo murió, pero Maya Álvarez de Sotomayor León (Madrid, 1949) recuerda perfectamente al genial pintor Fernando Álvarez de Sotomayor y Zaragoza, con el que ella y sus hermanos pasaron largos e inolvidables veranos en el refugio familiar de Sergude (Ponteceso). Un lugar en el que el artista dio vida a algunos de sus mejores cuadros, obras en las que plasmó escenas de la Costa da Morte y en el que quedaron retratados muchos vecinos. «Mi padre siempre nos contaba que el abuelo paseaba por la zona buscando modelos para sus cuadros y cuando los encontraba les pedía que fuesen a Sergude a posar», recuerda con cariño Maya.

Los lectores de La Voz de Galicia tendrán la oportunidad, a partir de este domingo, de coleccionar, de forma gratuita, cinco de esas grandes obras que Álvarez de Sotomayor dedicó a la Costa da Morte. La colección es un proyecto conjunto de La Voz, la Fundación Eduardo Pondal, el Concello de Ponteceso, la Diputación de A Coruña, la Consellería de Cultura y el Ministerio de Cultura.

-¿Qué le parece la iniciativa de acercar a los lectores de La Voz una pequeña colección de obras de su abuelo?

-El hecho de que se acerque la pintura, en general, a la sociedad, me parece algo estupendo, muy, muy positivo. Me hace una ilusión tremenda que todo el mundo pueda tener en casa algunas de las obras de mi abuelo, porque además estoy convencida de que en tiempos malos, en tiempos de crisis como los que vivimos ahora, la cultura ayuda a superarlo todo o al menos a llevarlo un poco mejor. Es maravilloso que la obra de mi abuelo se pueda conocer un poco más y que los jóvenes que no la conocen se acerquen a ella.

-Las cinco obras fueron pintadas en la casa familiar de Sergude.

-No solo son cinco obras que mi abuelo pintó en Bergantiños, sino que todos los protagonistas, los modelos, eran de la comarca. El decía siempre que la gente de Bergantiños era maravillosa y estaba encantado de trabajar con ellos. De hecho, mi padre siempre nos contaba que el abuelo paseaba por la comarca buscando modelos para sus cuadros y cuando los encontraba les pedía que fuesen a Sergude a posar, así que supongo que media comarca de Bergantiños está plasmada en sus cuadros. Muchos protagonistas de esas pinturas o sus familiares están todavía vivos, así que seguro que les hará ilusión tener las láminas.

-¿Recuerda algún detalle especial de esos cuadros?

-El año pasado, repasando su obra, recordé que en casa había visto siempre los pañuelos que lucían las mujeres que posaron para Boda en Bergantiños. Sabía que estaban en casa de mis padres, así que cuando volví a Madrid me puse a buscarlos, pero no los encontré. Me da mucha rabia. Tengo que buscar mejor, porque me hace mucha ilusión encontrarlos.

-¿De las cinco láminas que se repartirán con La Voz hay alguna a la que le tenga mayor cariño?

-El de Nenas de Sergude es muy especial para mí, porque yo conozco a las dos protagonistas y es un cuadro que me trae muy buenos recuerdos. Una de ellas es Sara Pose. Ella es un poquito mayor que yo y la conozco desde niña. La quiero muchísimo y siempre que voy a Ponteceso intento verla. Sus padres eran los caseros del pazo de Sergude y desde niñas estuvimos juntas. Creo que mi abuelo y mis tías pintaron a casi toda su familia. A Sara la quiero muchísimo y ese cuadro me gusta especialmente.

-La figura de su abuelo también será recordada el próximo día 27, durante la celebración de la segunda edición del Certame de Pintura ao Aire Libre Fernando Álvarez de Sotomayor.

-La primera edición fue increíble y estoy convencida de que el concurso seguirá creciendo. Es una gran iniciativa, magnífica, una gran forma de acercar el arte a los vecinos y de promocionar Ponteceso, que es un lugar estupendo para pintar. Por eso me da muchísima pena no poder estar allí este año. Irán mi hermano y mi hijo y han prometido representarme bien. Es un certamen magnífico y el año pasado participaron pintores de muchísima calidad. Además, creo que es genial que los vecinos también disfruten del certamen y no estaría nada mal que algún día ellos también puedan votar, que otorguen, por ejemplo, el premio especial del público. La Fundación Pondal ha hecho un gran trabajo y toda la familia les estamos muy agradecidos por lo que están haciendo por mi abuelo. Su presidente, José Luis Fondo, y José María Varela son increíbles, y hacen un gran trabajo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«El hecho de acercar la pintura a la sociedad es muy positivo»