«La crisis no distingue nacionalidades»

El diplomático visitó Carballo, una de las principales colonias de uruguayos en Galicia


Francisco Bustillo Bonasso (1960) acaba de estrenarse como embajador de Uruguay en España después de treinta años de una carrera diplomática «muy gratificante» y que recomienda «a todo el que tenga algún tipo de inclinación en este sentido», a pesar de que también, aclara, exige sacrificios, sobre todo para la familia. En su segunda visita a Galicia, fundamentalmente para preparar el próximo viaje del presidente José Mujica, también ha aprovechado para iniciar un recorrido por todas las colonias de uruguayos. La primera fue Carballo, y una de las grandes demandas de sus compatriotas ha sido el voto exterior, un objetivo que cree que se hará realidad a corto plazo.

-¿Qué significado tiene esta visita a Galicia?

-He venido un poco a darle forma final a la agenda de la visita que realizará el presidente Mujica dentro de un mes, y, además, en este caso particular a Carballo porque en mi primer viaje a Galicia había tenido ocasión de visitar la colonia y realmente todos me destacaron las bondades que ha tenido Galicia para con todos los uruguayos, pero en particular la gente que está en Carballo, con un entusiasmo y un agradecimiento tremendos, y me parecía justo hacer un pequeño gran reconocimiento a Carballo, a su gente.

-De hecho, Carballo ha sido una de las principales colonias de uruguayos en Galicia.

-El consulado llegó a tener registrados unos novecientos. ¡Si se habrán sentido a gusto en el lugar de acogida! Además han logrado insertarse a plenitud y sentirse parte de Carballo, y eso no es fácil para ningún extranjero y menos en situaciones como esta de crisis. Así que correspondía venir y testimoniar el agradecimiento eterno de tantos uruguayos para con Carballo.

-Ese censo, sin embargo, ha disminuido enormemente. ¿Ha habido muchos retornos desde que empezó la crisis?

-No. La crisis golpea a todo el mundo por igual, no distingue nacionalidades, y están pasando una situación difícil, como todos, pero han tratado de mantenerse en sus puestos de trabajo, en su nuevo hogar. La gente que está regresando a Uruguay es poca, pero no es menos cierto que sí se ha detenido el ingreso de nuevos uruguayos a España.

-Pero ahora mismo Uruguay es un país de oportunidades.

-Efectivamente, Uruguay se transformó increíblemente en un país de oportunidades. Uruguay sigue siendo un país muy bien administrado, tiene una gran imagen internacional, básicamente como un país en el que existen posibilidades ciertas para la inversión extranjera, y además es un país reconocido como cumplidor de sus compromisos, que brinda seguridad pública, seguridad jurídica, y eso en estos momentos no es poca cosa. A eso le sumamos en este caso también la excelente imagen internacional que tiene el presidente Mujica, que es un valor agregado que en los últimos tiempos hemos incorporado. Así que, definitivamente, sí, Uruguay se ha transformado en un país de oportunidades.

-¿Que papel juega Galicia dentro de esas oportunidades?

-Para nosotros Galicia siempre es muy importante, entre otras cosas porque hay en Uruguay unos 80.000 españoles, aproximadamente, de los cuales 40.000 son gallegos, que participan en la vida activa del país, se han insertado notablemente bien, y obviamente de ahí que el presidente Mujica pidiera visitar particularmente Galicia, porque se siente muy cercano a Galicia, como nos sentimos todos los uruguayos. Y en esa medida hemos empezado a conversar sobre las posibilidades de negocio, posibilidades de inversión, de generar sinergias entre empresarios de un lado y del otro del charco, y realmente estamos muy reconfortados con las primeras impresiones. Hemos identificado áreas de interés, como todo lo que respecta a las energías renovables, el mayor desarrollo de las infraestructuras y el desarrollo de la industria naval y marítima, y en ese sentido España, y particularmente Galicia, tiene mucho que aportarnos, intentando, insisto, generar sinergias. Como suele suceder en los negocios, de lo que se trata es no de que gane uno y pierda el otro, sino de que juntos podamos ganar, y creo que está todo dado para que así sea.

Francisco Bustillo Bonasso Embajador de Uruguay en España

«El voto exterior es un reclamo de toda la colonia y ha permeado en la clase política»

«La vida de un diplomático es gratificante pero sacrificada, y más para la familia»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«La crisis no distingue nacionalidades»