La segunda fase de la investigación de la ataxia abre el horizonte de la terapia

Ángel Palmou Cibeira
Á. PALMOU CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

ANA GARCIA

Los responsables del proyecto animan a los afectados a involucrarse en esta etapa

07 abr 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Hace catorce meses visitaron Cabana para comunicar el hallazgo de la mutación genética que provoca la Ataxia da Costa da Morte y ayer regresaron a la localidad para informar a los afectados sobre el inicio de la segunda fase de su investigación y para animarlos a tomar parte en ella de forma activa.

Manuel Arias, jefe de Neurología del hospital de Santiago, y María Jesús Sobrido, responsable de neurogenética de la Fundación Galega de Medicina Xenómica, fueron los encargados de dar voz al equipo -cada vez más amplio- que investiga esta dolencia y que afronta ahora una nueva etapa, gracias a una ayuda del Instituto de Salud Carlos III para desarrollar un estudio durante los próximos tres años. «Lo que pretendemos es llegar a un día en el que la enfermedad pueda tener, no digo ya una curación, pero sí una atenuación y un control», apuntó Arias antes de recordar algunos de los síntomas que sufren los afectados, como dificultades en el equilibrio y el habla, pérdida de oído, atrofia de la lengua.

Arias explicó que en esta fase tratarán de profundizar tanto en los efectos de la enfermedad, como en el origen, la evolución y las consecuencias moleculares de la mutación que la provoca. Además, detalló algunas de las pruebas a las que serán sometidas los pacientes que participen en la investigación: desde análisis hasta tomografías por emisión de positrones.