El viaje de Fonteboa evidencia la apatía del cooperativismo local

Las corporaciones en La Vendèe han promovido el desarrollo agrícola


Hasta mediados de los 80, las producciones dominantes en La Vendèe eran las tradicionales de leche, carne y cultivos, con unos planteamientos productivistas, siguiendo las directrices de la Política Agraria Común de la época.

En 1984 se implantan las cuotas lácteas; esto supone un límite a las posibilidades de crecimiento de las granjas. La solución a la continuidad de muchas explotaciones viene por la vía de la diversificación ya incipiente a finales de los setenta: producciones intensivas de aves, conejos y cerdos, principalmente. Esta opción no hubiese sido posible sin el buen entendimiento entre la industria de fabricación de piensos, los agricultores y las empresas de transformación de las producciones ganaderas, como explica Patrik Bouron, presidente de la Cooperative Interdepartamentale d?Aviculteurs du Bocage, constituida en 1975 y con un notable crecimiento en los años posteriores.

Hoy aglutina a 334 productores que gestionan varias fábricas de piensos, más de 300 granjas de aves, algunas de conejos y también mataderos e industrias de transformación.

En los casi 40 años de la entidad ha habido una política de adaptación a las exigencias de bienestar animal, trazabilidad de los procesos y a las demandas de los consumidores, como destaca Carinne Bocquier, directora adjunta de la entidad que ha explicado todos los pormenores de la gestión del grupo agro-industrial que en el último ejercicio ha facturado 175 millones de euros, cifra muy elocuente de la pujanza económica.

El grupo de Fonteboa visitó la entidad Trois Provinces, que toma el nombre por su situación, en Torfou, donde confluían tres provincias de la Francia anterior a la Revolución. Se constituye en 1992 para dar una respuesta económica a los suministros de las explotaciones y a la comercialización de los cereales.

Hoy son 210 socios, facturan 4 millones y tienen gastos de estructura de solo 100.000 euros al año. Esto se consigue por la implicación de los miembros en el proyecto, pues son ellos los que asumen las gestiones comerciales. No disponen de inmovilizado alguno en instalaciones (las naves son alquiladas) y tienen un administrativo a media jornada. La sede es de alquiler y para eventos utilizan dependencias municipales; el grupo de Fonteboa fue recibido en una sala municipal polivalente y visitó uno de los almacenes, en la explotación de Paul Manceau, agricultor, presidente de la cooperativa y alcalde de Torfou. La política es limitar costes fijos y lograr la implicación de todos los socios. Toda una lección de seriedad, compromiso y transparencia que todos los participantes en el encuentro valoraron muy positivamente.

La Vendée es una zona con una destacada impronta cooperativa. Hay modelos variados, adaptaciones a las necesidades de los promotores y todos ellos con una finalidad de sostenibilidad económica y de cohesión social.

visita profesional a francia

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El viaje de Fonteboa evidencia la apatía del cooperativismo local