El mejor premio para la escritora Rocío Leira


Hace unas semanas, la ceense Rocío Leira Castro, matemática de profesión y escritora por pasión, confesaba que se sentía incapaz de elegir entre ciencias y letras. Se gana la vida impartiendo clases a futuros ingenieros y estudiantes de carreras técnicas en su academia de Santiago, pero sabe compaginar a la perfección los números y fórmulas con su afición por las letras y raro es el mes que Rocío no salta a estas páginas por haber ganado algún premio literario. Tantos ha recibido (el primero cuando solo tenía seis años) que incluso ha perdido la cuenta y es capaz de llevarse el gato al agua con narrativa y poesía (eso es que, de momento, no se ha atrevido con el teatro). La escritora-matemática agradece los premios, pero jamás presume de ellos. Pero del que si alardea es, sin duda, de su mejor galardón. Un premio que Rocío no cambiaría ni por el mismísimo Nobel de Literatura, ni por el de Matemáticas, ni por todos los reconocimientos públicos posibles. Su mejor premio se llama Adriana, y es una pequeña preciosidad a la que Rocío Leira y su marido, Samuel González, bautizaron este domingo en la iglesia de san Xulián de Pereiriña. El sacerdote Adelino Tuñas Vidal se encargó de una bonita ceremonia en la que los familiares de la pequeña Adriana confirmaron que la niña es el mejor premio de todos cuantos Rocío ha logrado hasta ahora.

Más de 25 años en Oza

2«Fixeno o mellor que puiden e souben e traballei no que máis me gustaba», comentó ayer feliz y emocionada la profesora María Isabel Gómez Arcas, que acaba de colgar los bártulos de la enseñanza para disfrutar «con saúde, que é o máis importante», de su jubilación. El retiro le ha llegado en el colegio O Graxal, en el Concello de Cambre, pero María Isabel también es muy conocida en la parroquia carballesa de Oza, donde ejerció durante 26 años, hasta el 2004. «Practicamente toda a miña vida e pola miña clase pasaron case todos os nenos da parroquia, que hoxe xa son homes e mulleres con nenos na escola», explicaba ayer tras ser homenajeada en el Concello de Cambre. El alcalde de la localidad, Manuel Rivas Caridad, y la concejala de educación, María Jesús González Roel, que le entregaron una reproducción del famoso Paraguas de Cambre. «María Isabel ha sabido inculcar los mejores valores a los niños del concello», destacó el regidor. Seguro que sus «pequeños» de Oza, a los que recuerda con mucho cariño, coinciden con él.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El mejor premio para la escritora Rocío Leira