«La ornitología es una buena medicina»

Antonio Sandoval Rey, que presentará una ponencia en Cabana, acaba de publicar el libro ¿Para qué sirven las aves?

la voz

En la extensa relación de participantes en el congreso de ornitología que se celebrará en Cabana figura el colaborador de La Voz de la Escuela Antonio Sandoval Rey (A Coruña, 1967), quien además acaba de publicar ¿Para que sirven las aves?, un libro en el que narra buena parte de sus experiencias disfrutando de las aves por el litoral gallego.

-¿Cuál es su responsabilidad en este congreso?

-Participo echando una mano en las labores de organización como un socio más. Aparte, presentaré junto a otros compañeros una ponencia sobre la migración del págalo pomarino, que es un ave que viene desde la tundra siberiana a pasar el invierno en climas tropicales y pasa frente a la costa de Galicia a finales del verano y durante el otoño.

-Y a buen seguro que hablará también con sus compañeros sobre su libro .

-Pues me imagino que sí [risas].

-¿Cómo se animó a escribirlo?

-La idea surgió un día que estaba en el campo viendo precisamente aves marinas como el págalo pomarino. Se me acercó una familia y se pusieron a verlas conmigo y a interesarse por las especies, su procedencia, para dónde iban... hasta que un niño me preguntó ?y para que sirven las aves?. Yo me quedé con esa pregunta en la cabeza y como tenía desde siempre ganas de traducir a letras mis experiencias en el campo y en la lucha por la conservación de la naturaleza empecé a tomar notas y a prepararlo.

-Pero no se trata simplemente de un libro sobre ornitología.

-Yo lo describo más como un libro de viajes, porque relata un viaje del invierno pasado desde Estaca de Bares hasta Carnota siguiendo los espacios más ricos en aves. A partir de ahí voy incluyendo reflexiones, anécdotas, historia natural y sobre la ornitología gallega, crónica política, el Prestige y su impacto sobre las aves marinas, las emociones de los animales... Un poco de todo.

-¿Para quién va dirigido?

-A aquellos a los que simplemente les gusta la naturaleza y que quieren descubrir algo más sobre ella. También es un homenaje a todos los espacios naturales de nuestra tierra. A la Costa da Morte y a Bergantiños les dedico unas páginas escritas con mucho cariño porque después de ir tantas y tantas veces a Baldaio, a las illas Sisargas, al estuario del Anllóns, a la laguna de Traba o a Cabo Vilán acabas adquiriendo con esos lugares una relación muy especial.

-¿Cómo ve la evolución de la comarca?

-Con sus claroscuros. Ha cambiado muchísimo. Desde el punto de vista ornitológico hemos visto el empobrecimiento de lugares como Baldaio que eran extraordinariamente ricos en aves, como contaba Castroviejo en los años 40, y que hoy no son ni la sombra de lo que fueron. También se han perdido las colonias de araos en las Sisargas y en Vilán de Fóra, que era la especie marina más reproductora de Galicia y que prácticamente ha desaparecido, y hay espacios que han sufrido una gestión y una forma de conservar la naturaleza equivocada, como ocurrió en la laguna de Traba con la concentración parcelaria de todo su entorno.

-Sin embargo esta degradación ha ido acompañada de un aumento del número de aficionados a la ornitología.

-Sí, es un proceso curioso. Cada vez hay más, aunque fuera su auge aún es mayor. En el Reino Unido la asociación que aglutina al mayor número de ornitólogos supera el millón de socios.

-¿Queda mucho por hacer?

-Por hacer y por descubrir. Esta no es una actividad restringida a unas pocas personas ni hay que saber mucho, sino simplemente salir a dar un paseo y, si puedes, hacerte con unos prismáticos para ver las aves de cerca. La ornitología es como una terapia, es una buena medicina porque se basa en la naturaleza, y renunciar a la naturaleza es como renunciar a hacer buen ejercicio, a leer un buen libro o a estar con la familia.

Votación
6 votos

«La ornitología es una buena medicina»