Un pueblo que canta es un pueblo vivo y con espacios para la alegría, algo que en tiempos de crisis debe ser valorado. La coral Xan Mella de Baio celebró el miércoles por la noche la cena de su décimo aniversario, un acontecimiento en el que estuvieron representantes de varias entidades. Empezando por el Concello de Zas, con los miembros del gobierno local Antonio Souto Feraz y Óscar Lema Romero; el decano del Colegio de Abogados de A Coruña, el baiés Antonio Platas Tasende; el presidente de la asociación de Vecinos y edil Manuel Núñez Rodríguez, y los portavoces de las agrupaciones empresariales Fecom, José Gabín Martínez, y Comarca de Soneira, Manuel Mourelle Amado, así como Carmen Riveiro, de Amigos do Liño. El presidente de la coral, Antonio Díaz Amor, agradeció a todos su presencia en el encuentro, en el que, como no podía ser de otra manera, hubo cánticos variados y con buenas voces, en este caso libres y sin el rigor que suele imponer la directora, Tatiana Pankratova, imprescindible en el devenir del grupo, pues sin ella difícilmente se entendería la coral Xan Mella tal y como es. Fue una noche apropiada también para las conversaciones distendidas e incluso para la interpretación de jeroglíficos, actividad en la que Antonio Platas Tasende es un consumado especialista. El ilustre abogado puso a prueba el ingenio de muchos de los asistentes, que se lo pasaron en grande tratando de descifrar sus rompecabezas. Al final, el empresario Carlos Rodríguez, Costa, muy aficionado a la fotografía, se encargó de inmortalizar a los presentes en la fiesta, que tuvo lugar en el restaurante A Lareira, cuyo dueño, Juan Bautista Mato Castro, está a punto de publicar un libro de cocina.

Colaboradores del FIOT

Los organizadores del Festival Internacional Outono de Teatro (FIOT), por fin, han encontrado un hueco para conmemorar el éxito de la última edición, en la que el cartel de no hay entradas se colgó en todas las funciones, de las que los espectadores salieron encantados. El presidente de la asociación Telón e Aparte, Alberto Sueiro; la concejala de Cultura, Mar Eirís, y la técnica de Cultura, Carmen Castro, se reunieron el miércoles por la noche en el bar O Pescador con los voluntarios que colaboraron con el festival para agradecerles la labor desinteresada durante el mes de las representaciones. El trabajo bien hecho siempre merece, como mínimo, un brindis.

Una peña bien avenida

Los que también disfrutaron el miércoles de una cena en el restaurante A Lareira de Baio fueron los miembros de la peña del bar RS de Ponteceso, del que se encarga Maricarmen Souto Riveira. El grupo, formado por los empleados y algún que otro cliente, juega periódicamente a la bonoloto, la lotería primitiva, la quiniela, y todo cuanto juego de azar les pueda hacer millonarios. De momento, dicen, nada de nada, pero sí algún que otro pellizco que les permite, por lo menos, celebrar divertidas cenas y olvidarse de vez en cuando del trabajo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Baio celebra su primer decenio de música coral