El Museo da Pesca de Fisterra echó el cierre de forma definitiva

El pósito no tiene dinero para mantener las instalaciones abiertas

Alexandre Nerium haciendo sonar el cuerno de mar a la usanza de los viejos marineros ante la escritora Elena Poniatowska.
Alexandre Nerium haciendo sonar el cuerno de mar a la usanza de los viejos marineros ante la escritora Elena Poniatowska.

carballo / la voz

El Museo del Mar de Fisterra cumple hoy seis años, pero está cerrado y no hay muchas posibilidades de que pueda abrirse en el futuro. El monumento pertenece al pósito, cuyo patrón mayor, Manuel Martínez Escariz, más conocido como Manolete, dictaba ayer sentencia definitiva: «A confraría non ten cartos e non hai posibilidades de telo aberto». El pasado verano, las instalaciones estuvieron a disposición del público tres meses y las pérdidas superaron los 2.000 euros. «A xente paga 90 euros por ver o Dépor-Barça, pero logo parécelles moito dous euros por saber como era a pesca en Fisterra», lamenta Manolete.

El presidente del cabildo está dispuesto a cedérselo a una empresa o entidad que lo quiera gestionar. Se sacaría un peso económico de encima y mantendría abiertas las instalaciones, donde más que objetos lo que de verdad vale la pena es lo que cuentan los dos monitores: el poeta Alexandre Nerium, cuyo nombre real es Manuel López, y María del Carmen Suárez, cuyas explicaciones pueden hacer vivir a los visitantes el mundo de los pescadores de todos los tiempos. Manolete estaría encantado en que una agrupación como Neria pudiese gestionar la vieja fortaleza.

Para Alexandre Nerium es como si se llevasen una parte de su vida. «Se pechan hospitais, é normal que pase tamén cun castelo, pero a cultura tamén é vida», dice. En estos seis años visitaron la vieja batería de San Carlos 50.000 personas. En el 2009 entraron 11.500 turistas. El último verano pagaron los 2 euros unas 2.200 personas, el 15% de ellas extranjeras, las que más alemanas, seguidas de italianas. El poeta estaría a dispuesto a sacrificar parte de su tiempo desinteresadamente para atender visitantes durante unas horas, pero eso tampoco es solución. Ahora la Casa da Guerra goza de la paz de la muerte.

«A confraría non ten cartos e non hai posibilidades de telo aberto»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

El Museo da Pesca de Fisterra echó el cierre de forma definitiva