Belleza centenaria, en el mar y en la tierra


1En la mañana de ayer, poco antes de las 11.00, elmar de Camariñas estaba borroso, por el tiempo, y a ratos se colaban los rayos de sol en picado sobre el mar, como un foco sobre un escenario, con la luz rebotando, creando esos efectos que seguramente a la gente del mar le aburre o incluso ignora inconscientemente, por la abundancia, pero que a los de tierra nos llama la atención por su gran belleza plástica. Reforzada aún porque, a unos metros, en los pantalanes del Náutico, estaba atracada una preciosa goleta de 30 metros, la Schooner & Pickle. Una hermosa escena, casi de otro tiempo, aunque el cercano ruido de la draga para ampliar el muelle evite cualquier distracción romántica. El barco lleva ya unas tres semanas atracado, desde que una fuerte tormenta que estropeó velamen y motor obligó a ser remolcado por una lancha de Salvamento Marítimo. Y ahí está, aguardando por la reparación (muy cara, de unos 40.000 euros). Atiende a bordo su dueño, Robin James, verdaderamente amable y encantador, que cuenta sus peripecias con una tranquilidad envidiable.

El Schooner, construido en Rusia en 1996, es la réplica de un barco de la flota de Nelson de finales del XVIII, que participó en la Batalla de Trafalgar, y que llevó de vuelta las buenas noticias de la victoria y las malas de la muerte del almirante. Este se usa ahora para viajes de placer con pocos pasajeros, o para actividades formativas o de recreo. Estaba de travesía hacia el Mediterráneo cuando le sobrevino la tormenta, y hacia allá seguirá cuando se arregle.

Robin, que es natural de Amlwch, en el noroeste galés, en plena isla de Anglesey, pasa sus días y noches en el barco, pero acude con regularidad al hotel Ave del Mar, y solo tiene palabras de agradecimiento para sus responsables «Manolo y Paloma», entre otros motivos por el buen trato y que «ellos hablan inglés mucho mejor que yo español», bromea (o no). Lo que sí habla es gaélico galés, y lo demuestra. Robin, que atiende al visitante en ropa de faena (la visita fue sorpresa y él estaba trabajando en la nave) asegura que la gente de Camariñas le hace sentirse «como en casa». Influye el paisaje, el mar, la lluvia, y esa luz que rebota como lo hace cerca de los acantilados de Gales.

Cumpleaños

2Como es sabido (lo hemos contado muchas veces y muchos años) en la Costa da Morte abundan los centenarios. Digo más: los supercentenarios. Esos que pasan de los 105 años. Por eso, de manera continua, tenemos siempre a alguien entre los más mayores de Galicia, y a veces de España. La actual número uno de la zona es Avelina Mouzo Leis, de A Ponte do Porto, ya cerca de los 108, que es además la segunda de Galicia. Y por abajo, varias.

Y para llegar a esas alturas antes hay que atravesar la barrera del sonido del «cumpleaños feliz» de los cien. Ocurre a menudo, y ayer pasó en dos lugares: A Laracha y Vimianzo. En el primero, la feliz protagonista fue Josefa Velo, de Curros (Soandres). El alcalde, José Manuel López Varela, le entregó una placa y un ramo de flores, como hacen habitualmente con todos los que sobrepasan los cien (son siete en el municipio, seis mujeres y un varón). No solo el regidor, ya que también se desplazaron a su casa los ediles José Ramón Martínez Barbeito, Rocío López y José Manuel Iglesias, además del párroco, Manuel Mallo. Junto a la homenajeada se encontraban su hermana Aurora, sus hijas, los tres nietos y otros tantos bisnietos.

En Vimianzo

3En Vimianzo ocurrió algo parecido. La cumplidora de 100 fue Dolores García, de Ogas-Cambeda. El cumpleaños fue en la vivienda comunitaria del Concello, en la que reside desde hace unos tres años. Hasta allí se acercó el alcalde, Manuel Antelo, la concejala María José Ramos, y los familiares. El gerente de Reacteda -la empresa que gestiona la vivienda-, José Manuel Pastoriza Paz, dice que el estado de salud de Dolores, físico y mental, es envidiable. Pues que dure.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Belleza centenaria, en el mar y en la tierra