Buño supera la prueba del primer fin de semana de la Mostra da Olería

Centenares de personas pasaron por la carpa en el arranque de la feria

El público fue muy numeroso durante toda la tarde
El público fue muy numeroso durante toda la tarde

La voz / carballo

vivir el verano

Los comienzos imponen, también a los veteranos. La Mostra da Olería de Buño lleva 29 años dando a conocer el arte de los alfareros, pero la crisis hacía temer que los visitantes disminuyesen en esta edición.

Tras el primer fin de semana, la cita anual de Buño ha superado el examen con un aprobado alto porque por la carpa y las instalaciones del Centro Comarcal Bergantiños han pasado, según el concejal delegado de la Mostra, Alfredo Cañizo, varios centenares de personas durante la tarde del viernes, y todo el día de sábado y ayer.

Justo ayer colaboraron a engordar esas cifras algunos de los participantes en la Motofesta de Ponteceso que, antes de volver a sus casas, hicieron una parada en la localidad malpicana para apreciar, y de paso dar un toque de color y comprar el arte de los oleiros. También para ver, entre otros visitantes, cómo se realizaba la descarga del horno tras la cocedura tradicional que se lleva a cabo cada año en el Ecomuseo Forno do Forte, a solo unos metros del Centro Comarcal. Allí también estuvieron el regidor, Eduardo Parga; el teniente de alcalde, Miguel Ángel Fernández, y el edil de Turismo, Cañizo, que entregó un botixo de rosca, la pieza más representativa de la olería local, como agradecimiento su interés y como recuerdo del paso de los motoristas por Buño.

El tiempo es el aliado

Ya por la tarde, los miembros de la asociación cultural malpicana Malante deleitaron a los asistentes con una exhibición de música y danza tradicional en el exterior de la carpa en una jornada con mucho público.

Nunca llueve a gusto de todos, y menos en verano, pero el tiempo se ha convertido en estos primeros días en el gran aliado de la Mostra, porque ni hace tan bueno como para que la gente se quede en las playas ni tan malo como para que los turistas opten por esperar a que escampe en el hotel o el apartamento. «É o ideal», según Cañizo, porque la solución, para muchos, pasa por visitar lugares como Buño, que hasta el domingo por la tarde muestra el arte de sus vecinos de forma gratuita.

Múltiples acentos

Por la Mostra da Olería pasan centenares de personas de la zona, gente que se acerca desde diferentes puntos de Galicia, turistas españoles y de otros países. En estos tres días se ha escuchado mucho acento andaluz, castellano, y también mucho «francés, holandés e inglés», indicaron las profesionales del puesto de información turística.

Muchas visitas, pero, de momento, algo menos de recaudación, según algunos de los artesanos que venden en los puestos sus productos. Todos se llevan algún recuerdo, aunque de menor valor. Allí se pueden comprar desde dedales por menos de dos euros a una imitación del Gernika en barro por 200.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Buño supera la prueba del primer fin de semana de la Mostra da Olería