Ya se sabe que para que unos lo pasen bien, otros muchos tienen que seguir trabajando. Que se lo pregunten si no a los hosteleros, por ejemplo, para los que los veranos suponen cientos de horas extra. O a los miembros de la Fundación Eduardo Pondal, cambiando de tercio, que todos los veranos ponen en marcha una Escola de Verán que les mantiene muy pero que muy ocupados. A ellos, pero también a los invitados, que no dudan en emplear su tiempo libre para compartirlo con los pequeños de O Couto. Como hicieron esta semana dos grandes amigas de la fundación, Concha Blanco Blanco y María Canosa Blanco, madre e hija escritoras a los que los pequeños conocen muy bien por sus libros. Acudieron a O Couto justo el día que el verano empezó a asomar la cabeza, así que eso, para aquellos a los que les encanta el sol y la playa, tiene más mérito todavía. Lo agradeció, y mucho, José María Varela Martínez, uno de los patronos (y alma máter) de la fundación, que este verano, como muchos otros, no para ni un minuto.

Un gran tío

Otro que no para es el profesor universitario Jorge Mira Pérez. Físico multifunción (participa en programas de televisión, escribe colaboraciones para La Voz y publicaciones especializadas, imparte charlas y catequesis, organiza congresos...) y, desde hace unos meses, tío entregado del pequeño y precioso Daniel Mira Lema, hijo de Pablo Mira Pérez y Sonia Lema Méndez. Además de tío (bueno, apunta alguna), Jorge es su padrino, así que lo mima por partida doble y triple si es posible. Se le cae la baba y presume de chiquitín siempre que tiene ocasión. Recientemente, por ejemplo, durante las fiestas de San Cristovo. Tiene suerte Daniel, porque tiene un buen padrino (un tío bueno, siguen apuntando).

Bodas de oro

El que trabaja incluso en las celebraciones es el hostelero carballés Francisco Varela Iglesias, que no abandona su puesto ni en las bodas de oro de sus padres. Paco, gerente del mítico restaurante Bergantiños, y ahora al frente de A de Pako, en la calle Coruña, junto con su esposa Ana Fernández Varela, al frente de los fogones, se encargó de organizar por todo la alto la fiesta de aniversario de sus padres, Francisco de Asís Varela y Mercedes Iglesias. Cincuenta años juntos, cinco décadas de buenos y malos tiempos, que han dado sus frutos, entre ellos sus tres hijos, Ramón, Paco y Marta, y los nietos, con los que celebraron por todo lo alto el aniversario. Y claro, no podía ser en otro sitio que no fuese en A de Pako, aunque para ello tuviesen que poner a trabajar a parte de la familia. Ni que decir tiene que la fiesta (y la comida, claro) salieron a pedir de boca. Qué menos para celebrar unas bodas de oro en buena compañía. Muchas felicidades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Trabajadores incansables incluso por vacaciones