Después de cinco intensos días, las fiestas del Carmen de Camariñas llegan hoy a su fin y seguro que muchos vecinos tendrán que tomarse una semana de vacaciones para poder recuperarse. Y es que los hay que no han parado ni un minuto. No es el caso de los marineros que ayer interpretaron la tradicional y colorida Danza dos Arcos. O si estaban cansados no se les notó nada, porque ofrecieron un espectáculo magnífico que a aquellos turistas que no lo conocían, les dejó boquiabiertos. Entre los bailarines estaba el veterano Manuel Ageitos, Totis, jubilado ya después de trabajar toda la vida embarcado con la Marina Mercante. Le gusta el mar, pero su mayor pasión es el baile, principalmente el tango, y también la Danza dos Arcos, que este año no podía perderse.

Procesión en Corme

También vivieron muy intensamente el día del Carmen en Corme, donde nadie quiso perderse la tradicional procesión marítima. Allí estuvieron, cual aguerridos marinos, el alcalde, José Luis Fondo Aguiar; el concejal Óscar Rey Calo; el sargento de la Guardia Civil, Jesús Ortiz Ramírez, y la patrona mayor María del Carmen Suárez Baneira, que se estrenó como autoridad en la procesión. Y por supuesto, tampoco faltó el párroco, José Manuel Varela Suárez.

Con Feijoo en Argentina

El que este año se ha perdido las procesiones marítimas del Carmen ha sido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, que ha cruzado el Atlántico y cual estrella de rock se ha ido de gira por Latinoamérica. Hoy estará en Colombia, después de haber pasado por Uruguay, Brasil y, por supuesto, Argentina, donde se reunió con muchos empresarios gallegos y presidentes de entidades ligadas con la comunidad, como el vimiancés de origen Carlos Ameijeiras Miñones, máximo responsable del ABC de Corcubión, una de las entidades más representativas de la emigración gallega en Buenos Aires.

Boda en A Milagrosa

De Buenos Aires es, precisamente, el invitado que los sacerdotes José García Gondar y José Pumar Gándara llevaron ayer al espacio A Voz da Igrexa, de Radio Voz Bergantiños. Con ambos estuvo en el estudio el argentino de origen carballés (sus abuelos emigraron en 1925) Pablo Blanco González, que ha venido a Galicia de vacaciones, para visitar a la familia y cumplir un sueño: casarse en la capilla de A Milagrosa. En realidad se casó en Argentina hace doce años, pero él y su esposa, Verónica, devotos de la Milagrosa, renovarán sus votos matrimoniales el próximo 28 de julio. Así, además de cumplir su objetivo, facilitarán que sus familiares gallegos puedan asistir al casamiento que se perdieron en Argentina. Los hijos de Pablo y Verónica también estarán en la ceremonia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Un veterano en la Danza dos Arcos de Camariñas