Víctor Castiñeira repasó en Cee la historia de la emigración en la zona

cee / la voz

CARBALLO

MARCOS RODRÍGUEZ

Además se proyectó el corto Casas de humo, protagonizado por el actor ceense Juanma Buiturón y rodado en Alemania

09 may 2012 . Actualizado a las 10:44 h.

El Concello de Cee dedicó el pasado fin de semana una jornada a la emigración, en un acto compuesto por dos partes, por un lado se proyectó el corto Casas de humo, protagonizado por el actor ceense Juanma Buiturón, y por otro se analizó el fenómeno migratorio en la comarca de Fisterra a través de una charla del historiador y técnico de Cultura municipal Víctor Castiñeira.

Además de la proyección del cortometraje, rodado en Almería, donde obtuvo un premio en el festival Posivideo de este año, el propio actor explicó los detalles del trabajo con otro vídeo sobre el making off, en el que resaltó el hecho de que detrás de una obra de ocho minutos existe una compleja labor en la que participan decenas de técnicos y profesionales.

El corto narra el retorno de un emigrante gallego desde Argentina y la charla de Castiñeira, autor de un libro sobre la emigración, trató precisamente de la salida de gallegos en los dos primeros tercios del siglo XX hacia el continente americano.

El historiador calcula que en cuatro de cada cinco casas de la Costa da Morte conocen en primera persona el hecho migratorio por la salida de algún familiar en algún momento del siglo pasado.

Solo entre 1900 y la década de los 60 salieron unos 5.000 vecinos de Cee, Corcubión y Fisterra hacia América en busca de trabajo. A principios del siglo pasado esos tres municipios sumaban una población total de 12.000 habitantes.

De todo ese éxodo, un 80 % se dirigió hacia Argentina, entre otras causas para escoger ese destino, destacó Castiñeira, destaca la presencia de un vicecónsul de ese país en Corcubión en la época, Manuel Miñones, quien además de ocupar ese puesto, fue también cónsul de Alemania, banquero, consignatario y alcalde de Muxía.

Él mismo prestaba, hipotecando propiedades, las cantidades necesarias para que quien quisiera pudiera cruzar el océano, ayudando además a los jóvenes a esquivar el servicio militar, entonces largo y obligatorio.

Castiñeira relató también que muchos vecinos de la comarca que marcharon a principios del siglo XX se dirigieron a la Patagonia justo después de que allí se descubriera petróleo. En 1907 el Estado argentino fundó la empresa YPF, cuyo nombre suena últimamente por su expropiación a Repsol. En esa compañía estatal trabajaron muchos vecinos de la Costa da Morte.