Alejandro disfruta en Madrid de la jubilación


1 Hace apenas dos meses el exalcalde de Vimianzo, Alejandro Rodríguez Lema, aseguraba en una entrevista que no echaba nada de menos su cargo. Todo lo contrario, decía. Preguntado sobre si se adaptaba bien al hecho de no estar ya en la primera línea de la política local, el exregidor, como siempre, se mostraba rotundo, sin pelos en la lengua. «Teño unha tranquilidade fantástica con esta rapaza coa que estou marabillosamente. Somos parella de feito. Sería unha desgraza que tivera que volver á política. O que quero é disfrutar a vida, que é moi curta», contestaba sincero. Y dicho y hecho, porque Alejandro está, literalmente, disfrutando de la vida. A lo grande y con su chica, Susana Soto, con la que estos días se encuentra en Madrid, paseando por la capital y, de paso, visitando Fitur. Es, paradójicamente, la primera vez que Rodríguez Lema se acerca hasta la feria de turismo, así que, quizás, estén eligiendo algún destino paradisíaco para seguir disfrutando de la vida y de su «rapaza». Y bien que hace.

A la caza del famoso

2 Los responsables de Neria no sabían en donde se metían cuando aceptaron la entrada del Concello de Malpica en la asociación. Lo digo con cariño, ojo, así que quedan terminantemente prohibidas las lecturas entre líneas de tal afirmación. Lo digo porque no sabían que los ediles de Malpica les iban a robar todo el protagonismo en Fitur. En realidad no todos los concejales, sino el superconcejal -de Turismo, para ser exactos-, Alfredo Cañizo Garrido, que se ha convertido en un auténtico «perseguidor» de famosos. Ojo, vuelvo a apelar al buen sentido. Hace unos días logró fotografiarse con los Príncipes de Asturias (¿habrá convencido a don Felipe y a doña Letizia de que cambien Mallorca por Malpica? Él es capaz de eso y de mucho más) y durante toda esta semana nos han enviado un aluvión de fotos en las que Cañizo comparte protagonismo con todo tipo de personalidades. A este paso, seguro, se hace un álbum especial, si es que no lo tiene ya. Sería el lugar perfecto para sus fotos con el nuevo ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria López; con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo; con el cantante Raúl; con el exalcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano; con el expresidente del Barça (su equipo favorito), Joan Gaspart Solves, y, para compensar, también con uno de los míticos jugadores del Real Madrid. Para ser exactos con el exportero de Betanzos, Francisco Buyo Suárez, el famosísimo Paco Buyo, al que le regaló una pieza de Buño que el deportista agradeció con una sincera sonrisa.

A Alfredo Cañizo todavía le quedan unas horas por Madrid, así que, seguro, amplía su colección. Aunque difícilmente repetirá la mejor instantánea de todos los tiempos, la que se sacó hace dos años con la inigualable y mítica Marujita Díaz. Mi madre, lo que dio que hablar aquella fotografía.

Iniciativas contra la crisis

3 Hasta hace muy poco se dedicaba a la hostelería, pero la crisis le ha obligado a cambiar de sector y a apostar de nuevo por sus estudios. La ingeniera técnica agrícola Arsilia Lista Suárez, como buena mujer emprendedora, se ha lanzado a la aventura y ha inaugurado en A Laracha su propio estudio, al que ha llamado Vinca, tomado prestado el nombre de la vincapervinca, una preciosa flor perenne de color violeta que, explica, puede verse habitualmente en los bordes de los caminos. Pues bien, el pasado miércoles Arsilia inauguró en la avenida de Fisterra (esquina con Luis Martínez Vázquez) una oficina en la que ofrece sus servicios de perito agrícola, realiza mediciones topográficas, particiones, tramitaciones en el registro de la propiedad, en Augas de Galicia y demás organismos... Un poco de todo. Y para comenzar con suerte en su nueva aventura, Arsilia organizó una gran fiesta a la que asistieron sus familiares y amigos, entre ellas Bea, Ana y Merchi.

Estivill se quedó sin fútbol

4 Disfrutó de Bergantiños y asegura que se ha ido tan contento que ya piensa en volver. El divulgador y pediatra Eduard Estivill estuvo estos días por Ponteceso y no paró ni un solo minuto. Impartió talleres a los niños, ofreció conferencias, trabajó con profesores e incluso tuvo tiempo para hacer una breve excursión. De lo que se olvidaron los responsables de la Fundación Eduardo Pondal es que Estivill es un gran aficionado al fútbol, al Barça para ser exactos. Y el pasado miércoles se lo llevaron de cena a un restaurante sin televisor, obviando lo que los más futboleros llevaban días machacando, el derbi Real Madrid-Barça, que Estivill se perdió. La cena fue tan agradable, dijo, que hasta casi él olvido el partido. Menos mal, añadió, que ganó su equipo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Alejandro disfruta en Madrid de la jubilación