«En mis tiempos la frontera con Cee estaba en el paralelo 38»

Eduardo Eiroa Millares
e. eiroa CEE / LA VOZ

CARBALLO

Se siente corcubionés y allí regresa casi siempre a disfrutar la vida

26 jul 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

Como tantas cosas en esta vida, la llegada de Félix Quintero Álvarez fue cosa del azar. Su padre era médico y fue destinado a Corcubión cuando él contaba solo 14 años. Ahí empezó a gestarse un nuevo patriotismo del que no se separaría a lo largo de su vida. Y eso que Quintero mundo tiene bastante, y Galicia. Su profesión le ha llevado de un lado a otro, pero siempre ha vuelto. Ahora, ya jubilado, pasa más tiempo en Corcubión, compartiendo estancias con su base en A Coruña.

Él nació en Pontedeume en 1950, pero su niñez atesora recuerdos de otro destino paterno, Capela, muy cerca, un entorno rural «que me hizo entender nuestra Galicia».

Pero Corcubión marcó más. Allí se casaría años después y de allí son sus hijos, pero sus viajes por Galicia aún le llevarían a muchos más lugares.