Doce años desde que se realizó el hermanamiento entre ambos municipios

La Voz

CARBALLO

24 feb 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

Además de las conexiones geográficas, Fisterra y Creus tienen otras que se ha firmado sobre un papel y de las que quedan al menos dos monolitos, uno en cada punta. En enero de 1998, Cadaqués y Fisterra sellaban su alianza. De Cap de Creus a Cabo Fisterra , así reza la leyenda de la escultura inaugurada el 16 de enero de 1998 junto al edificio del faro, en presencia de los respectivos alcaldes, Ernesto Insua Olveira y Ángel Baró i Noguer, quien declaró, tras su descubrimiento, que «esta placa funde Oriente y Occidente», la versión hispana de Estambul o el estrecho del Bósforo.

Fue algo más que un mero acto protocolario, ya que incluyó una exposición itinerante en la que se conjugó el arte con la cartografía, gracias a la participación del Instituto Geográfico Nacional. En la apertura de la muestra en Fisterra, un alto cargo de esta última institución definió la iniciativa como «la unión de dos mundos», y hubo también quien los catalogó como «las expresiones geográfica más radicales de las culturas mediterránea y Atlántica». Fue, o parecía que era aquella unión, un primer paso para un trabajo de colaboración fructífero (incluso entre la Costa da Morte y la Costa Brava), generador de sinergias turísticas y culturales, pero todo se quedó en palabras, de momento.

Algo parecido a lo que se pretendió hacer con las fisterras occidentales, en la red europea que enlazaría la gallega con la inglesa, la portuguesa, la irlandesa e incluso la del Cabo Norte. Neria a decidido retomar un proyecto muy interesante que nació, por cierto, poco antes del hermanamiento con Creus, y desde luego gracias a la iniciativa, sobre todo, de Insua Olveira, pero este tipo de trabajos suelen ir lentos, sobre todo si no hay financiación.