La Costa da Morte se cobra la vida de tres turistas en cuatro meses

De las cinco personas fallecidas en accidentes marítimos este año, solo una era residente habitual de la comarca


Daniel Huerta, el coruñés de 26 años que resultó herido el jueves por la tarde en cabo Touriñán, cuando trataba de salvarle la vida a un pescador asturiano, se encuentra ya plenamente restablecido después de pasar por el hospital de Cee. Sin embargo, su acción heroica que ha recibido numerosas muestras de admiración no pudo evitar que Hugo Ardura Álvarez, de 54 años, se convirtiese en la quinta víctima mortal en el litoral de la comarca este año. El turista asturiano, natural de San Martín de Teverga y padre de dos hijas, es el tercer visitante de la Costa da Morte fallecido en accidente marítimo en poco más de cuatro meses.

Antes, el 9 de mayo, un peregrino polaco pereció en circunstancias parecidas en Fisterra y el pasado 25 de julio corrió idéntica suerte el buzo francés Manuel Gregori René Chataigne, mientras practicaba la pesca submarina en Camariñas. Además, de la relativa similitud entre los tres accidentes, se da la circunstancia, nada casual, de que todos se produjeron en zonas de la Costa da Morte como Touriñán, Vilán y el cabo Fisterra ampliamente conocidas por la bravura de sus aguas y por la larga lista de víctimas acumuladas a través de los siglos.

Estas tres muertes no son las únicas de personas de fuera de la comarca ocurridas este año. El pasado 4 de marzo perdió la vida Davide Nunes Leitao, un encofrador portugués de 41 años que construía bloques de hormigón en el puerto de Malpica junto a su hijo, que también resultó herido cuando se les vino encima una ola que saltó la escollera del muelle.

Aficionados a la pesca

Hugo Ardura tampoco es el primer aficionado a la pesca fallecido en la zona en el 2009. El 9 de mayo, Raquel Neira Mosquera, de 23 años, cayó al mar en su Corme natal mientras trataba de recuperar una caña junto a su novio.

Además, el pasado 4 de julio, desapareció en Malpica Francisco García Duarte, un vecino de Val do Dubra al que se le perdió la pista después de que saliese a dar un paseo por la zona del monte San Adrián, en la que acostumbraba a pescar. Se organizó un intenso operativo de búsqueda por tierra mar y aire que tan solo pudo localizar su vehículo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La Costa da Morte se cobra la vida de tres turistas en cuatro meses