El Ministerio de Industria aplaza sine díe la implantación de la TDT

La Voz

CARBALLO

La televisión digital debería desaparecer el 30 de junio de Cee, Corcubión, Dumbría, Fisterra y Muxía

07 may 2009 . Actualizado a las 15:48 h.

De acuerdo con el calendario inicialmente aprobado por el Gobierno para la implantación progresiva de la televisión digital terrestre (TDT) en España, las emisiones en analógico, las de toda la vida, deberían cesar, a lo sumo, el próximo 30 de junio en Santiago y 43 ayuntamientos bajo su órbita. El Ministerio de Industria, no obstante, confirmó ayer a La Voz que acaba de cambiar de planes. Aquella fecha límite queda ahora pospuesta, «en principio», sine díe. En ese volantazo subyace, como poco parcialmente, una supuesta incomunicación entre el Ejecutivo central y el gallego originada por las elecciones del 1-M y la posterior transferencia de poderes en San Caetano.

Dentro de la zona en cuestión, donde residen 383.314 personas, amplias áreas carecen aún de la cobertura precisa para recibir la nueva señal, según un mapa de la Xunta actualizado a 30 de abril. Asimismo, la Enquisa social 2008, un macroestudio que el Instituto Galego de Estatística (IGE) viene de publicar, resulta revelador del mínimo índice de penetración doméstica de esta tecnología. El año pasado, sobre el total de hogares de la capital, aquellos dotados del decodificador adecuado apenas representaban un 41,3%.

Al gabinete de Miguel Sebastián no se le escapa lo uno ni lo otro. De ahí que haya optado por modificar su programa original. «La ejecución del proyecto [el llamado apagón analógico] en la región estaba supeditada al cumplimiento de ciertas condiciones. Como mínimo, la cobertura digital debía igualar a la preexistente y también tenían que alcanzarse ciertos grados de población con acceso a los canales mediante las distintas plataformas. Y eso no se ha producido», argumentó la decisión una portavoz autorizada del departamento. ¿Hasta cuándo se prolongará el aplazamiento? Con prudencia, la misma fuente se limitó a contestar: «Todavía no lo sabemos con exactitud, pero será en cualquier caso hasta que sí se den esos requisitos».

El hinterland de Santiago, en consecuencia, se ha caído del grupo de 32 áreas españolas que habían sido seleccionadas como pioneras para iniciar el despliegue de la TDT. A la hora de distribuir culpabilidades por dicho tropiezo, en el ministerio que pilota el proceso no rehúyen los micrófonos. «En el caso de Galicia en concreto -aseveró la portavoz antes citada- ha influido muy decisivamente el cambio de gobierno [de BNG más PSOE a PP]. Durante algún tiempo no hemos tenido interlocutor con la comunidad para avanzar en el trabajo conjunto».

Así, a 54 días de que la TDT fuese a convertirse en la única forma de ver tele gratis en Compostela y su entorno, los informes de la Administración autonómica acerca de este asunto dibujan tanto en la ciudad como en sus alrededores numerosos y vastos espacios desatendidos por la red de emisores y reemisores de última generación. Hay muchos puntos de sombra. Si Industria no hubiera dado marcha atrás, en esos sitios, del 1 de julio en adelante, las mañanas de esa gente que desayuna con la Campos, con Susana Griso, con AR... ya jamás serían iguales.