Manuel López Noya, O Perolo: «Sois gilipollas, ya sabéis que nunca paro»


Manuel López Noya, O Perolo , está considerado como un delincuente peligroso por las fuerzas de seguridad, de las que es un viejo conocido. En su historial figuran decenas de detenciones por hechos que van desde el homicidio hasta una falta de respeto a la autoridad. «Sois gilipollas, ya sabéis que nunca paro», les dijo a los agentes de la Guardia Civil que lo interceptaron en un control de tráfico en A Brea en octubre del 2004. Las ruedas del vehículo que conducía -sin permiso- reventaron al pasar sobre la barrera de pinchos. Por aquel incidente fue condenado al pago de una multa de 3 euros diarios durante 40 días, probablemente una de las penas más leves a las que ha tenido que hacer frente.

Diez años antes, el 16 de mayo de 1994, Manuel López Noya había participado en uno de los incidentes más sonados de los últimos años en Carballo: la muerte a palos del hostelero Jesús Fernández Vázquez, propietario de la cervecería Casino. López Noya fue una de las seis personas juzgadas. Dos años después, todos fueron absueltos de la acusación de homicidio porque no se pudo probar cuál de ellos asestó el golpe mortal al empresario. No obstante, cuatro de los sospechosos fueron considerados culpables de dos delitos de lesiones, ya que en la reyerta también habían resultado heridos el hermano de la víctima mortal y un cliente. A José Antonio y José Ramón Fuentefría Noya y al hijo del primero, José Antonio Fuentefría González, les cayeron 8 años y 4 meses de prisión. Manuel López Noya, primo de los primeros, fue condenado a tres años, ya que la Audiencia Provincial estimó la atenuante de embriaguez.

O Perolo, de 45 años, pertenece a una familia que se ha visto envuelta en numerosas fechorías. Su hermano Juan fue detenido en abril de 1996 como presunto miembro de una banda que llevaba dos años perpetrando atracos. En uno de ellos, en octubre de 1995 en la gasolinera de Arca (O Pino), resultó muerto a tiros el propietario del establecimiento. En el 2002, Juan volvía a ser arrestado dentro de la operación Tuerca, contra el tráfico de drogas. En aquel momento tenía en su haber un total de 59 detenciones.

Atracos y drogas están presentes también en la carrera delictiva de Manuel, que ya en 1996 fue acusado, junto a Jesús Amado Martínez, de una serie de atracos en la provincia. Siempre escurridizo, O Perolo logró despistar en un primer momento a los agentes que acudieron en su busca al lugar de A Colina, en la parroquia de Ardaña, donde tiene su residencia, pero días después caía en A Coruña.

El 25 de noviembre del 2002 ingresó en prisión como presunto autor de un delito contra la salud pública. Días antes había sido arrestado en Cee por la Guardia Civil por su implicación en la operación Colina, que supuso la desarticulación de un punto de trapicheo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Manuel López Noya, O Perolo: «Sois gilipollas, ya sabéis que nunca paro»