El Seminario de Estudos Comarcais pide que se reconozca a Antón Mouzo


El próximo viernes se cumplirá un año del fallecimiento de Antón Mouzo Lavandeira. Su muerte temprana, a los 50 años de edad, truncó la vida y la carrera de un pintor prolífico y de creciente reconocimiento.

Ese reconocimiento a su trabajo lo encontró siempre lejos de casa. Empezó a exponer en 1976 y su obra se paseó por las salas de media España y también por exposiciones en Francia, Alemania y Portugal. Sus cuadros pasaron por las paredes de pubs, galerías y museos y, dentro de exposiciones colectivas, llegaron a Nueva York, Bogotá, Caracas, Santo Domingo y San Salvador, entre otros muchos lugares.

Su arte pudieron verlo expuesto también en la comarca los vecinos de Cabana -en 1998- y de Ponteceso -en 1997-. Hace ahora dos décadas recibió el primer premio del certamen de pintura de Fenosa que acogió el Concello de Carballo.

Obras suyas pueden verse en la Biblioteca Nacional y se encuentran entre los fondos del CGAC, del Museo de Bellas Artes de A Coruña y en las paredes el Concello de Carballo o de los colegios públicos de Zas, Muxía y Corme, por citar lugares cercanos. Sus creaciones dieron también el salto al séptimo arte a través de la película de Xavier Villaverde Finisterre (1998).

Pero esa cercanía nunca llegó a su casa, a su municipio. Autor de cuadros, dibujos, ilustraciones para un buen número de publicaciones y esculturas, su obra, alabada por importantes críticos y escritores, ha pasado desapercibida para sus vecinos vimianceses. «É imperdoable que a a obra de Antón Mouzo e a súa figura non sexa reivindicada polo Concello de Vimianzo», dice el presidente del Seminarios de Estudos Comarcais, Xosé María Lema. Dice Lema que la entidad está a disposición de la familia para sacar adelante las iniciativas que hagan falta: «Nunca se lle comprou unha obra en vida nin se lle organizou unha exposición, polo menos que teñan a decencia de facelo agora», dice el responsable del Seminario, que considera que su obra «é unha riqueza e un atractivo para Vimianzo».

Casa da cultura

Entre otras posibilidades, Lema apunta a habilitar un espacio expositivo en la casa da cultura e incluso a darle el nombre del artista al edificio, que aún no ha sido bautizado.

El hermano del pintor, Roberto Mouzo, se muestra bastante pesimista: «Eu aspiraría a unha especie de fundación, pero iso aquí e un sono», dice, y argumenta su falta de optimismo: «Coñezo o nivel cultural e de entusiasmo que existe por estas cousas. Se non se interesaron en vida, non o vexo agora», dice.

Roberto Mouzo lamenta que su hermano no dejara un local en Vimianzo que poder convertir en casa museo. Recuerda que su hermano tenía una «adición» a la pintura, y que no dejó de crear desde los siete años.

Por su parte, el alcalde de Vimianzo, Alejandro Rodríguez, no da mucho pie a las esperanzas: «De momento non pensamos nada, pero iso é cousa do pleno», dice.

Votación
1 votos

El Seminario de Estudos Comarcais pide que se reconozca a Antón Mouzo