Érase un hombre y una guitarra


«Mi abuela me compró mi primera guitarra porque siempre se la pedía prestada a mis amigos y me hacía el remolón cuando me pedían que se la devolviese. Así que me llevó a la ciudad y me compró la guitarra. Nunca olvidaré ese día». Esta es la historia que el texano Carvin Jones cuenta siempre cuando le preguntan cómo comenzó su carrera en la música. Tal vez su nombre no le suene a la mayoría, pero seguro que sí saben quienes son Jimi Hendrix , Eric Clapton , Santana , Gary Moore , Joe Cocker o BB King . Pues con todos ellos ha compartido escenario Carvin Jones, que el pasado viernes estuvo en la sala A Ventana de Laxe y ayer se pasó por A Reserva de Carballo. Y el público alucinó con este músico, considerado como uno de los mejores guitarristas de blues del mundo. Dicen que es uno de los 50 mejores que jamás haya pisado la faz de la tierra. Y con razón.

Empezó a tocar de forma profesional en 1991, cuando estaba trabajando como albañil en Phoenix (Estados Unidos). El termómetro, recuerda, marcaba 40 grados a la sombra. «Entonces me dije, me niego a continuar de esta forma, me voy a romper los cuernos para tocar la guitarra y no tener que seguir haciendo esto». Y lo consiguió.

De hecho, Carvin Jones es de los pocos músicos del mundo que ofrece conciertos casi a diario. Y se lo pasa en grande. En Laxe, por ejemplo, dejó boquiabiertos a casi todos los presentes. No solo toca bien, sino que parece que vive pegado a la guitarra. La maneja con una maestría inaudita. Dieron fe de ello un montón de caras conocidas. El dueño de La Ventana, Fernando Correa Paredes , no se perdió la actuación, a la que también asistieron el ex director del hospital Virxe da Xunqueira de Cee, José Rey Aneiros ; el alcalde de Zas, Manuel Muíño Espasandín , y varios de sus concejales; el director de la escuela taller de Camariñas, Alberto Fuentes Iglesias ; el delegado de la Liga Naval Española, José Manuel Pato ; el presidente del Hotclub de Laxe y profesor de música, Víctor García , y un montón de gente que disfrutó muchísimo de la música de Carvin Jones.

La velada de Laxe fue un auténtico éxito, como también lo fue la cena que organizó la junta local de Carballo de la Asociación de Lucha contra el Cáncer. El objetivo, un año más, era el de recaudar fondos, en esta ocasión para pagarle una beca de investigación a un joven médico.

La cena fue multitudinaria y acudieron a ella más de 350 personas. No es de extrañar, por tanto, que la presidenta de la junta local, Ana Guillén , estuviese ayer encantadísima con el resultado. Sobre todo porque la organizaron con muy poco tiempo. Pero pese a la premura de los preparativos, todo salió a pedir de boca. Los vecinos respondieron masivamente y también muchas tiendas y empresas de Bergantiños, que pese a que este año no se lo pidieron, donaron varios regalos que fueron sorteados a lo largo de la noche.

Tampoco faltaron a la cita numerosos compañeros de la Asociación de Lucha contra el Cáncer de otras localidades y al restaurante Aldeola de Malpica acudieron también los representantes políticos de Carballo. Pudo verse al regidor, Evencio Ferrero , y al teniente de alcalde, José Antonio Viña . También estuvieron el portavoz del PP, Alberto Sueiro , y el de Terra Galega, Manuel Andrade . Pero ojo, no fue una noche política, sino solidaria (aunque esto no quere decir que ambos términos no puedan complementarse).?

Empezamos esta página con un guitarrista veterano y la terminamos con dos jovencísimos y futuros músicos: Pablo Mourelle Ramos y Cecilia Varela Blanco . Ambos tienen nueve años y asisten a clase en el Conservatorio de Música de Carballo. Entre clase y clase no paran quietos y esta semana se lo pasaron en grande con la exposición sobre libros que puede verse en el Pazo da Cultura. No dudaron en bromear con el fotógrafo y convertirse gracias al panel en dos «malvados piratas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Érase un hombre y una guitarra