Entrar en el polígono de Sabón cuesta al menos 30 minutos de atasco

La glorieta de O Seixedo soporta la circulación de 60.000 vehículos cada día Las retenciones comienzan a más de un kilómetro de distancia de la zona industrial


a coruña

El acceso al polígono de Sabón pone a prueba cada día la paciencia de los conductores que pasan por Arteixo. La rotonda de O Seixedo, el principal nudo de comunicaciones del municipio, se ha convertido en un gran embudo viario que se tapona en las horas punta. Allí desembocan la mayoría de las carreteras que los trabajadores del área industrial utilizan para acudir cada mañana a sus puestos.En el parque empresarial hay 100 empresas instaladas, que dan empleo directo a unos 4.500 trabajadores. A pesar de que algunas de las compañías facilitan el transporte en autobús desde A Coruña a su plantilla, las mayoría de los empleados tienen que acudir al trabajo en sus vehículos particulares. En algunos momentos del día, las caravanas que se forman alcanzan tales dimensiones que desde el principio de la cola un vehículo puede tardar más de media hora en alcanzar la glorieta. Pasadas las nueve de la mañana, la totalidad de la AC-551 -la vía que comunica la entrada del polígono con la intersección de la autovía A-6 y la autopista A-55- se convierte cada día en una fila de coches parados en sentido Arteixo. Pocos minutos antes, el atasco de la AC-551, por la que transitan muchos de los automóviles que proceden de A Coruña, comienza en lo alto de Vilarrodís, a más de un kilómetro de distancia. Otro tanto ocurre en la carretera de Pastoriza, la AC-415. Y a la hora de salida de las empresas, hacia la una de la tarde, se repite la espera. Estas complicaciones se agravan por la presencia de tráfico pesado en la zona, que ralentiza todavía más la afluencia de turismos. Encima, se prevé que la entrada en servicio del puente que comunicará el polígono con el puerto exterior -que en la actualidad se encuentra en construcción- causará un aumento de la circulación de camiones hacia la obra de punta Langosteira. Según la Memoria anual de la Rede Autonómica de Estradas de Galicia (publicada en el 2005), hace dos años más de 45.000 vehículos transitaban ya cada día las tres vías que se unen en O Seixedo. Los datos más recientes, recabados por Tráfico en el primer trimestre del 2006, elevan la cifra hasta 60.000. En un futuro próximo, cuando comiencen a funcionar el parque empresarial de Morás -que será el mayor de Galicia- y el puerto exterior, el tráfico podría intensificarse todavía más. El censo de población de Arteixo ha aumentado en los últimos diez años cerca de un 22%, y se prevé que el crecimiento demográfico del municipio experimente una aceleración mayor con estas dos infraestructuras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Entrar en el polígono de Sabón cuesta al menos 30 minutos de atasco