A dónde irán los votos

PASABA POR AQUÍ


Y DE dónde vienen. Se sabe que, al igual que los niños salen de París, las papeletas con premio nacen en Buenos Aires. Más prosaico pero más efectivo. No se sabe, pero se intuye, cuál es el proceso por el que se engendran. Está comprobado que no es por generación espontánea y que hay relación directa entre las visitas de cortesía y los votos de pleitesía. Y está claro que el elector de allá no pide nada a cambio ni se sorprende de que le lloren en la puerta de su casa cada cuatro años políticos de todos los colores. Me pregunto si Pedro Duque no habrá pedido el voto por allá arriba a algún oriundo de la Costa da Morte, de esos que salieron buscando mejor vida en otro lugar y hoy, muchas décadas después, pobre de ellos si vuelven porque como mucho conseguirán una beca para libros y pasar tres días en un albergue de peregrinos. Eso si no tienen familia numerosa y en edad de menear la papeleta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

A dónde irán los votos