Norah Jones, la perfecta voz para una noche de verano

Con todas las entradas vendidas desde hace semanas, la cantante y pianista ha puesto el broche de oro a la tercera edición de Noches del Botánico

Una noche de verano en un jardín de Madrid ha sido la combinación perfecta para acoger el sonido inconfundible de la voz y la música de la norteamericana Norah Jones, cuyas melodías han envuelto al público en la última jornada de los conciertos del Botánico.

Con todas las entradas vendidas desde hace semanas, la cantante y pianista, junto al trío compuesto por Brian Blade (batería), Chris Thomas (bajo) y Pete Remm (órgano), han puesto el broche de oro a la tercera edición de Noches del Botánico, festival que se ha despedido este domingo, 29 de julio, en el Real Jardín Botánico Alfonso XIII de la Universidad Complutense de Madrid.

La neoyorquina ha interpretado varias canciones de Day breaks (2016), que sigue siendo su último álbum aunque recientemente ha estrenado dos sencillos, It was you y My heart is full. Precisamente ha sido esta última con la que ha dado comienzo al concierto en Madrid, su primera composición tras el álbum del 2016, en la que imita los latidos del corazón. Un latido que va subiendo de tono mientras la cantante eleva su voz al cantar a un «corazón abierto» y una «mente libre».

La cantante y compositora, poco habladora con el público al que ido agradeciendo tanto en inglés y en español sus aplausos, ha alternado sus recientes composiciones con otros clásicos de su repertorio sin abandonar el piano en todo el concierto.

 

Casi tímida al preguntar a los espectadores cómo estaban y, tras un tenue I love you dirigido a sus seguidores, la artista se ha lanzado a la rítmica Its gonna be, en la que mezcla el jazz con un suave rock. Además de Day breaks, la canción que da título a su último álbum, de este trabajo ha ofrecido Flipside, considerada una de sus canciones más «políticas», que ha unido a la de Don't go to strangers.

Black, incluido en el disco Rome, de Danger Mouse, ha sido otra de las piezas elegidas por esta artista que en su debut en 2002 con Come away with me saltó a la fama y consiguió ocho de sus nueve premios Grammy y vendió 25 millones de copias. Los acordes del bajo han sido muy aplaudidos por el público al comenzar la sugerente Cold, Cold heart y, por supuesto, los asistentes han celebrado sus conocidas Sunrise y Carry on, con el que ha finalizado el concierto.


Para los bises, y tras Got yo see you again, Jones ha dejado uno de sus mayores éxitos, Dont know why.

Sobria pero sugerente, íntima desde la distancia, Norah Jones ha vuelto a mostrar su estilo caracterizado por entrelazar varios estilos básicos de la música estadounidense, country, folk, rock, soul y jazz.

Cuarenta y siete millones de álbumes vendidos avalan a esta artista, hija del músico Ravi Shankar, que no ha dejado de agradecer a sus seguidores los aplausos, en una actuación en la que ha presentado varias veces a los componentes de su banda.

Una sencilla puesta en escena ha acompañado las melodías de Norah Jones, con las que el público se ha despedido hasta el próximo verano de los conciertos del Botánico. 

Las noches en Madrid

El festival arrancó con los conciertos del sambista brasileño Seu Jorge y el cantante británico Elvis Costello el 21 de julio.

A lo largo de las semanas, subieron al escenario nombres como Simple Minds, Kraftwerk, David Byrne, Caetano VEloso y Phoenix.



Votación
1 votos
Comentarios

Norah Jones, la perfecta voz para una noche de verano