Día Mundial de los Bosques, los guardianes que alimentan de oxígeno el planeta

somos agro REDACCIÓN

BIODIVERSA GALICIA

Santi M. Amil

Los árboles eliminan un 30 % de la huella de carbono. En línea con el fomento de prácticas más respetuosas con el medio ambiente que fomenta la PAC, plantarlos puede resultar una alternativa para compensar la huella que dejan las granjas

14 jul 2021 . Actualizado a las 12:40 h.

Los que rondan la mediana edad recordarán una campaña del antiguo Instituto para la Conservación de la Naturaleza  (Icona) en la que una ardilla recordaba que «cuando el monte se quema algo tuyo se quema».  Y tanto porque los bosques juegan un papel fundamental para el planeta y para la vida. De ahí que merezcan, desde luego, que hoy Naciones Unidas les dedique el Día Mundial de los Bosques. Porque los árboles aportan el oxígeno que precisan los seres vivos, eliminan la huella de carbono al absorber un 30 % de las emisiones anuales, protegen en torno al 80% de la biodiversidad del planeta y  son los guardianes que protegen el suelo de la erosión. 

 Entre 1990 y 2019, según los datos de Eurostat, en la UE-27 la superficie estimada de bosques creció un 10 % hasta alcanzar los 159 millones de hectáreas. El crecimiento responde, sobre todo, al incremento de la superficie forestal en prácticamente todos los países,m con excepción de Eslovenia, Suecia, donde bajó un 0,5%, y Portugal, estado en el que el descenso alcanzó el 3%. En el extremo opuesto está España que, después de Irlanda, es el país de la UE que más vio crecer su superficie forestal en ese período, un 34%. Además aumentó la presencia de madera en los bosques, gracias a una mejora de la gestión y la silvicultura. Eso hizo del bosque un importante sector para el medio rural. 

La nueva política agraria común (PAC), especialmente centrada en la protección del medio ambiente y cuidado de la biodiversidad como armas para frenar el cambio climático, fomenta  además entre los agricultores y ganaderos as prácticas respetuosas con el medio ambiente. En esa labor indirectamente también están implicados los bosques. ¿Cómo? Con la conservación de las especies autóctonas o la creación de barreras arbóreas que rompan la homogeneidad  en grandes superficies de cultivos. Además, son un medio para lograr compensar la huella de carbono que emiten muchas explotaciones.  De hecho, en Galicia ya hay algún ejemplo de este tipo. Desde comunidades de montes que ofrecen plantar árboles a distintas empresas o entidades a la iniciativa de la cooperativa láctea CLUN que ha llegado a un acuerdo para reforestar una zona quemada para compensar la huella que deja la producción de leche.