Los espacios verdes en las ciudades evitan muertes prematuras

Un estudio asegura que la mortalidad se reduce un 4 % si se incrementa un 0,01 % la vegetación a 500 metros de la vivienda


redacción

La presencia de áreas verdes en las ciudades protege contra la mortalidad prematura por todas las causas, según el mayor meta-análisis hecho por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), en colaboración con la Universidad de Colorado y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El estudio, que incluyó nueve estudios longitudinales en siete países y más de ocho millones de personas, proporciona, según sus autores, «evidencia científica robusta» sobre el impacto que tiene el incremento de las áreas verdes en las ciudades sobre la mortalidad prematura.

David Rojas, investigador del ISGlobal, centro impulsado por La Caixa, ha explicado que la mitad de la población mundial vive en ciudades, donde suele haber pocos espacios verdes pese a que hay muchos estudios que han demostrado que las áreas verdes tienen un efecto positivo sobre la salud, incluyendo menos estrés, mejor salud mental y menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El trabajo calcula que el efecto protector es de una reducción del 4 % en la mortalidad por cada incremento de 0,1 % en el índice de vegetación a 500 metros o menos de la residencia.«Es la síntesis más grande y completa hasta la fecha sobre espacios verdes y mortalidad prematura y los resultados apoyan intervenciones y políticas que incrementen los espacios verdes como estrategia para mejorar la salud pública», ha subrayado Rojas, que también trabaja en la Universidad de Colorado.

Rojas y su equipo están aplicando los resultados de este meta-análisis para estimar el número de muertes prematuras que se podrían evitar en ciudades de todo el mundo si se consiguiera la ambiciosa meta de aumentar la infraestructura verde.

«Los programas de incremento del verde urbano no solo son clave para promover la salud pública, sino que también aumentan la biodiversidad y mitigan los impactos del cambio climático, haciendo que nuestras ciudades sean más sostenibles y habitables», ha concluido Mark Nieuwenhuijsen, director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud del ISGlobal.

Más de 280 ciudades europeas vetan el acceso a los coches más contaminantes

r. romar

Un tribunal alemán podría decidir hoy la prohibición de los diésel en las urbes

Noruega, Francia, Holanda y Gran Bretaña. Son los países que hasta el momento han certificado la defunción de los automóviles diésel, los que han fijado un calendario, que oscila entre el 2025 y el 2040, según los casos, para la desaparición de los vehículos movidos por este combustible, dado los altos niveles de contaminación que presentan. De hecho, un reciente estudio europeo reveló que sus emisiones de óxidos de nitrógeno son las responsables de la muerte prematura de 4.560 personas al año en los países comunitarios. Pero la puntilla a los fabricantes la puede dar hoy el Tribunal Administrativo de Alemania, que debe decidir si prohíbe o no la circulación de estos coches en las ciudades más contaminadas del país, una sentencia que, a su vez, puede servir de modelo a nivel nacional y definir la política a seguir de las autoridades germanas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los espacios verdes en las ciudades evitan muertes prematuras