Los niños que nazcan hoy vivirán menos por el cambio climático

Los expertos avisan que, sin un cumplimiento a rajatabla del Acuerdo de París, crecerá la mortalidad por infecciones, daños cardíacos y pulmonares, y por olas de calor


colpisa

Si el mundo no pone freno de inmediato al calentamiento global, buena parte de la mejora general de la salud lograda en las últimas décadas se perderá. Los niños que nazcan hoy serán más vulnerables a la enfermedad y se convertirán en jóvenes y adultos con más lesiones médicas y menor esperanza de vida. Esta es la terrible conclusión a la que llega el informe The Lancet Countdown 2019, elaborado por 120 expertos de 35 instituciones, universidades y centros de investigación de todo el planeta, entre ellos la OMS, que cada año chequean 41 indicadores para evaluar los efectos concretos sobre la salud causados por el cambio climático. El documento, según aseguran sus propios autores, es un grito de alerta para los 195 gobiernos firmantes del Acuerdo de París, que en diciembre se reunirán en Madrid, en el COP25. Si los países no cumplen este pacto en sus términos más estrictos, que las emisiones de CO2 se reduzcan a cero en 2050 para que la temperatura de Tierra no suba por encima de 1,5 grados, «los avances en el bienestar y en la esperanza de vida se verán comprometidos, y el cambio climático marcará la salud de toda una generación», avisan. «El camino que el mundo elija hoy marcará irremisiblemente el futuro de nuestros hijos», insiste la coautora Stella Hartinger, que, como el resto, llama a sanitarios e investigadores a movilizarse para «desafiar a nuestros líderes internacionales y evitar la amenaza inminente para la niñez y la salud de toda la vida».

El grupo de expertos indica que los daños para la salud del calentamiento global están ahora «más claros que nunca» -los superincendios y el ascenso de las temperaturas multiplicaron en 2018 los casos de asma, las infecciones respiratorias y los golpes de calor- y, a partir de los datos actuales, pronostican el negro futuro que le espera a un niño que nazca hoy y que, si nadie frena el actual ritmo de emisiones, cumplirá 71 años en 2090 con una Tierra cuatro grados más caliente. Anticipan una próxima generación de ciudadanos con daños «persistentes y generalizados» en la primera infancia que tendrán «consecuencias para la salud que durarán toda la vida».

Este retroceso generalizado en la salud de la humanidad empezará, según el informe, en los bebés. Serán, dicen, los más afectados por la reducción de las cosechas que traerán las sequías y por el encarecimiento de los alimentos. La población crece y el rendimiento de los campos de cereales ha caído un 5% en 30 años. La desnutrición traerá aparejados retrasos en el crecimiento, sistemas inmunológicos débiles y problemas de desarrollo a largo plazo. Estos déficit, añaden, pasarán factura ya durante la niñez, con la mayor predisposición a los brotes infecciosos que proliferarán con el calor y el cambio en los regímenes de lluvias. En los últimos 30 años ya se han duplicado las condiciones idóneas para la extensión de la bacteria causante de la enfermedad diarreica, han aumentado un 10% los brotes de cólera, y la mitad de la población ya está en riesgo de contraer el dengue gracias a la extensión del mosquito que porta el virus. Con su llegada a la adolescencia y la primera madurez, el aire será cada vez más irrespirable, lo que aumentará la mortalidad prematura por contaminación, el asma y otras dolencias pulmonares, y el riesgo de ataques cardíacos e ictus. De hecho, otro estudio dado a conocer hoy por una universidad canadiense aumenta esta lista al cáncer cerebral. Vincula la alta exposición a las nanopartículas de los escapes de los vehículos con el incremento del riesgo de padecer esta gravísima patología.

Muertes prematuras

Los expertos de The Lance', con unos datos que consideran solo «la punta del iceberg», recuerdan que en 2016 hubo en el mundo 2,9 millones de muertes prematuras por pequeñas partículas procedentes de los combustibles fósiles y estiman que en un futuro el coste anual de las enfermedades y muertes prematuras por polución alcanzará los 129.000 millones de euros. Por último, explican que el hoy recién nacido en su vida adulta se verá cercado por fenómenos climáticos extremos, que elevarán la mortalidad catastrófica, y también la derivada de golpes de calor en enfermos crónicos y mayores de 65 años, por el aumento de patologías renales y derrames cerebrales.

La inacción frente a la crisis climática es un «atentado contra la seguridad»

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, asegura que el cambio climático y la pérdida de biodiversidad son «dos grandes desafíos de la humanidad»

La inacción política frente a la crisis climática constituye un «atentado contra la seguridad actual y futura» ha resaltado el secretario de Estado de Medio Ambiente en funciones, Hugo Morán, quien ha defendido una política «ambiciosa» en el ámbito nacional e internacional.

Morán ha destacado, durante la inauguración del Congreso Internacional de Sostenibilidad ambiental (CISM) este jueves en Madrid, que «no corren buenos tiempos para la política internacional» tras conocerse ayer la renuncia de Chile a acoger la COP25 del clima, a un mes de su celebración, por los problemas internos que sufre el país andino.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los niños que nazcan hoy vivirán menos por el cambio climático