España aportará 150 millones al Fondo Verde que lucha contra el cambio climático

Cerca de 70 países se comprometieron a reducir las emisiones contaminantes

Pedro Sánchez, participa en la inauguración de la Climate Week en Nueva York
Pedro Sánchez, participa en la inauguración de la Climate Week en Nueva York

nueva york / e. especial

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, anunció  en la cumbre climática celebrada en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York la entrada de España en el Fondo Verde para el Clima (GCF). Lo hará con una inversión de 150 millones de euros que se prolongará durante un plazo de cinco años.

Este anuncio supone la entrada de España por primera vez en este mecanismo financiero establecido en 2014 en Berlín para apoyar las políticas de mitigación y adaptación al cambio climático. En el momento de su creación, España se comprometió a contribuir con 120 millones, pero este anunció se quedó en una declaración de intenciones que no se llegó a materializar en ningún momento.

El fondo europeo, creado bajo la iniciativa de la ONU, cuenta con un casi 10.000 millones de euros, cuyos principales contribuyentes son Francia con 548 millones de euros; Alemania, con 500 millones y Reino Unido con 440 millones destinados a la transformación de la economía hacia un futuro sostenible.

Por otro lado, Pedro Sánchez también comprometió dos millones de euros al Fondo de Adaptación que financia proyectos y programas para ayudar a países en desarrollo a adaptarse a los efectos nocivos del cambio climático, así como a contribuir en la neutralidad del carbón para el año 2050.

Esta fue la aportación de España a una cumbre en la que cerca de 70 países se comprometieron a revisar sus planes de recorte de emisiones de gases de afecto invernadero para poder cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

La sede de la ONU fue un hervidero de líderes mundiales que mostraron su compromiso con la crisis climática, un día antes de la celebración de la Asamblea General. Por los micrófonos de la cumbre pasaron, entre otros, la canciller alemana Angela Merkel; el presidente francés, Enmanuel Macron; el papa Francisco, en videoconferencia desde Roma; y la joven activista sueca Greta Thunberg. Sin embargo, hubo grandes carencias. Los grandes ausentes fueron los principales contaminadores, China e India, y hubo una sorpresa, la presencia del presidente de los Estados Unidos Donald Trump en uno de los discursos.

 Emergencia climática

«La emergencia climática es una carrera que estamos perdiendo», advirtió el secretario general de la ONU, António Guterres, que pidió a los países allí convocados que eviten que el planeta se caliente hasta superar el límite crítico de 1,50C más respecto a la era preindustrial.

El pacto alcanzado establece un objetivo común: conseguir que la temperatura se quede por debajo de los 2 grados y si es posible por debajo de 1,5. Insuficiente, ya que como advirtió Guterres, el planeta ya está en un aumento de un grado.

Para revertir la situación, se necesita que los esfuerzos aumenten entre tres y cinco veces. «Se están muriendo los ecosistemas, estamos a las puertas de una extinción masiva», dijo Thunberg. Una adolescente ante la realidad.

El próximo lustro en la Tierra será más cálido

Xavier Fonseca

El clima podría alcanzar en los próximos años el escenario previsto para finales de siglo en el mejor de los casos

Los seres humanos estamos familiarizados con el tiempo atmosférico y no tanto con el clima. El primero se produce en escalas temporales pequeñas, de días y semanas. La climatología, sin embargo, abarca períodos de al menos treinta años. Entender la diferencia entre estos dos conceptos resulta fundamental para descifrar la amenaza del calentamiento global. Solo así se puede valorar el significado que tiene cada grado que sube la temperatura del planeta.

Las mediciones realizadas por los científicos indican que desde 1880 ha subido ya un grado. Si usted la considera una cifra menor es porque está pensado en tiempo y no en clima. Lo que aumenta como consecuencia de las actividades humanas, que emiten gases de efecto invernadero, es el valor medio. Antes de la Revolución Industrial se mantenía alrededor de 15 grados y hoy ya suma 16. Durante la última glaciación era de 10. No hace falta mucha imaginación para hacerse una idea de cómo sería el planeta con cinco más. Muchas zonas se convertirían en inhóspitas para la vida.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
44 votos
Comentarios

España aportará 150 millones al Fondo Verde que lucha contra el cambio climático