La Voz

Millones de personas en todo el mundo han secundado la huelga convocada para luchar contra el Cambio Climático. En total, 156 países en los que los estudiantes salieron a las calles con sus pancartas pidiendo que los gobiernos actúen para adoptar medidas que pongan freno a la crisis climática. 

Las manifestaciones en Alemania coinciden con una decisión política significativa y de alto calado: el gobierno de coalición (democristianos y socialistas), liderado por la canciller Angela Merkel, ha acordado un ambicioso paquete en defensa del clima y para cumplir con los compromisos de reducción de emisiones de C02 para 2030.

Se contemplan desde medidas fiscales a incentivos para las inversiones a empresas que apuesten por la economía verde, con un coste total que, según algunos medios alemanes, podrían situarse en los 40.000 millones de euros. Así, todas las emisiones de CO2 serán gravadas como una nueva tasa; los combustibles para vehículos y calefacción, más caros; viajar en avión, más costoso. Pero a cambio se bajará el precio de los billetes de tren y se promoverán la energía eólica y la solar con ayudas e incentivos.

España, comprometida con la causa

A nivel doméstico, en España, la huelga, apoyada por Alianza por el Clima tiene el apoyo de más de 300 organizaciones y Fridays For Future ha convocado 179 huelgas en todo el país.

La activista de FFF Madrid María Laín, que participará en la cumbre de jóvenes que se celebrará en Nueva York este sábado ha destacado que la Cumbre Climática para Jóvenes será «un momento histórico» en el que cientos de jóvenes de todo el mundo se reunirán para buscar soluciones a la crisis climática y exigir a los políticos que actúen.

«Los jóvenes sabemos que España será uno de los países europeos más afectados por esta crisis y por eso nos hemos manifestado a lo largo de todo el año. La huelga mundial del 27 de septiembre será el punto culminante de nuestras protestas, y me gustaría que tanto jóvenes como mayores se unieran a nuestra causa. Seas quien seas la crisis climática te afecta, y tú eres parte de la solución», ha reclamado.

En concreto, desde la organización Juventud por el Clima han señalado que durante toda la semana habrá distintas acciones en todo el país desde talleres, pancartas, punto informativos, entre otras actividades. A los jóvenes se han sumado también Madres por el Clima cuyo objetivo es concienciar sobre la crisis climática y seguir ejerciendo presión para que se tomen medidas contundentes para proteger al planeta.

Europa se moviliza

En Londres, numerosos adolescentes se concentraron en el barrio de Westminster, sede del Gobierno, con pancartas y globos.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, tuiteó hoy para pedir al Gobierno de Boris Johnson que ponga en marcha medidas destinadas a atajar la crisis climática.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, afirmó hoy en su cuenta de Twitter que los «jóvenes de aquí y de todo el mundo están haciendo imposible que se ignore la emergencia climática y del medio ambiente. Esta es una huelga climática maravillosa».

Con ambiente reivindicativo, los jóvenes activistas instaron a sus respectivos gobiernos a actuar de manera inmediata e impulsar medidas que garanticen el futuro del planeta, amenazado por el deshielo de los polos, el calentamiento global, la subida del nivel de las aguas o desastres naturales más virulentos.

La organización ecologista Extinction Rebellion, que participó en numerosas protestas en los últimos meses para alertar de la crisis climáticas, señaló que se «solidariza» con los jóvenes británicos que se unen a la huelga.

Con cánticos de «hace mucho calor, hace mucho calor para el clima», desde Bruselas miles de personas piden a los altos cargos de la política que tomen medidas para hacer frente a dicho fenómeno. Esta manifestación recorrió el llamado barrio europeo de Bruselas y concentrarse finalmente en el parque del Cincuentenario, en la zona de las instituciones comunitarias.

Por su parte, cientos de personas se manifestaron este viernes en París contra el calentamiento climático, dentro de la jornada mundial por el clima. En presencia de numerosos jóvenes y estudiantes, la manifestación parisiense comenzó a las 12 horas de la plaza de Nation, en un ambiente festivo. La de París se presume como el más numeroso de los actos que están previstos en todo el país, algunos de los cuales tuvieron lugar por la mañana, como los de Rouen o Pau.

En Finlandia cientos de jóvenes se movilizaron contra el cambio climático en varios puntos del país, entre ellos en la Universidad de Helsinki, donde se guardaron once minutos de silencio, uno por cada año que queda para poder limitar el aumento de las temperaturas, según el IPCC.

En Dinamarca hay convocadas movilizaciones en 19 ciudades, la más multitudinaria en Copenhague, cuya plaza del Ayuntamiento fue abarrotada desde el mediodía por jóvenes portando pancartas en defensa del planeta y llamando a la acción para frenar los efectos del cambio climático.

En Suecia también hay convocadas movilizaciones en las principales ciudades, entre ellas en Estocolmo, frente a la sede del Parlamento sueco, donde la activista sueca Greta Thunberg inició sus huelgas escolares hace un año.

Greta contra el cambio climático

Tiene 16 años, es rubia y regordeta. Lleva el pelo recogido en dos trenzas y da la impresión de que su mirada azul se pierde en el horizonte de una adolescencia soñadora, pero Greta Thunberg está llamada a hacer historia. Tímida y, durante años, la niña invisible de la clase ahora se ha convertido en la adalid de una causa tan noble como imprescindible y espinosa. Porque todos somos conscientes de que ya no es una vana amenaza sino una realidad que cada día nos muestra sus dientes, pero hemos sido y seguimos siendo absolutamente incapaces de revertir la tendencia. Sin embargo, ella ha decidido que ya está bien, que no podemos retrasarnos más y que hay que hacer algo ¡ya! Por eso, cada viernes desde hace más de seis meses obvia la rutina de ir al colegio para dirigirse al Parlamento de Estocolmo con un objetivo: llamar a la acción eficaz y efectiva contra el cambio climático que amenaza su futuro y el de todas las generaciones venideras. Ella ya ha conseguido que su familia deje de comer carne y contamine lo mínimo posible, lo que sin duda, ha dificultado la carrera musical de su madre, una conocida cantante de ópera sueca, al haber decidido no volar para acudir a sus conciertos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Una huelga mundial para evitar el cambio climático