¿Por qué se disparan las alertas por contaminación en España? La clave, las altas presiones

Madrid, Barcelona, Asturias, Valladolid y Murcia activan sus protocolos antipolución en áreas urbanas; el movimiento descendente del aire bloquea el humo que emiten los vehículos


Redacción

Los protocolos anticontaminación se han activado en las áreas urbanas de Madrid, Barcelona, Asturias, Valladolid y Murcia. ¿Por qué sucede estos días? La gran clave, el tiempo. Para entender la física detrás de una borrasca y un anticiclón, hay que saber qué está haciendo el aire en cada situación. Con las bajas presiones, como su propio nombre indica, el peso de la atmósfera sobre la superficie es menor y el aire sube. En su ascenso comienza a enfriarse y a una determinada altura la humedad que contiene se condensa y forma nubes. Con las altas presiones ocurre al contrario, la atmósfera pesa más y el aire se mueve de arriba hacia abajo, generando un movimiento que se llama subsidencia. Este desplazamiento impide que el aire pueda ascender y por ello un anticiclón produce estabilidad.

Sin embargo, no todas las situaciones anticiclónicas dejan cielos despejados. La influencia de las altas presiones en las grandes ciudades del planeta se ha convertido en un contratiempo porque provocan episodios de contaminación. El movimiento descendente del aire bloquea el humo que emiten los vehículos. Cuando una situación estable se prolonga acaba creándose una nube tóxica que cubre la ciudad. Esto es algo que está ocurriendo con el episodio actual de tiempo anticiclónico sobre la Península y que ha obligado a ciudades como Madrid a tener que activar protocolos de contaminación que adoptan medidas como limitar la velocidad en determinados tramos o prohibir el estacionamiento en el centro.

Lo cierto es que la contaminación atmosférica se ha convertido en un grave problema de salud pública. El último informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente señala que en España fallecen cada año, como consecuencia de la mala calidad del aire, cerca de treinta mil personas, una cifra que se eleva hasta el medio millón en Europa. Además, la comunidad científica está descubriendo nuevos daños en otras zonas del organismo como el cerebro. «Ata fai pouco tempo se pensaba que as partículas do aire non afectaban o cerebro porque temos a barreira hematoencefálica que separa os vasos sanguíneos do tecido nervioso. Pero agora sabemos que hai partículas moi pequenas que si atravesan esa barreira. O que descoñecemos e como afectan exactamente pero hai estudos con animais que apuntan a morte neuronal e tamén demencia», explica Casto Rivadulla, investigador del grupo Neurocom de la Universidad de A Coruña. Otra pregunta que no tiene respuesta todavía es cuánto daño hace cada respiración de aire contaminado. Algunas investigaciones lo comparan con el tabaco. Ahora se sabe que es malo desde el primer pitillo. Un solo día de contaminación podría ser perjudicial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

¿Por qué se disparan las alertas por contaminación en España? La clave, las altas presiones