La inteligencia artificial monitorizará la actividad humana recreativa en áreas de conservación marina

Esta iniciativa, realizada con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, desarrollara algoritmos de aprendizaje profundo


Madrid / Europa Press

El Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea) de la Universidad de Baleares (UIB) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado una tecnología basada en la inteligencia artificial y los algoritmos que permite monitorizar la actividad humana recreativa en la Red Natura 2000 marina.

El proyecto AutoNatura 2000 ha desarrollado en su primera fase este sistema de monitorización automático que puede hacer un seguimiento continuo de la actividad humana recreativa, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica a través del Programa pleamar del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP).

La Red Natura 2000 es una red de áreas de conservación para asegurar la supervivencia de la biodiversidad a largo plazo y hacer este objetivo compatible con el desarrollo de la actividad humana en la zona, en este caso, costera.

El proyecto se ha desarrollado en la red de reservas pesqueras marinas de Baleares, donde el objetivo era monitorizar la salud de su biodiversidad y la actividad humana que se realiza en estas zonas marinas para lograr objetivos de conservación. Si bien, este reto es difícil por la complejidad técnica.

El proyecto piloto AutoNatura 2000 permite obtener un conocimiento científico de calidad y armonizar la conservación de la biodiversidad marina con la práctica de actividades recreativas, mediante una nueva metodología que permite hacer un seguimiento de la pesca recreativa, la navegación o el buceo en la Red Natura 2000 marina.

Así, el equipo está desarrollando algoritmos de aprendizaje profundo capaces de hacer que ordenadores puedan aprender, resolver problemas y tomar decisiones, están revolucionando todos ámbitos del día a día y los está aplicando en la conservación de la fauna y la flora mediante el reconocimiento directo de especies, la detección de actividades humanas como la huella global de la pesca o la monitorización automática de las capturas procedentes de la pesca.

El proyecto AutoNatura2000 se ha centrado en tres reservas marinas pesqueras de las Baleares; la reserva de la Isla del Toro y de las Islas Malgrats, y la reserva marina de la bahía de Palma (un total de 2633 hectáreas de las Red Natura 2000 marina).

El sistema adquiere imágenes de alta definición, emplea algoritmos que permiten a un ordenador diferenciar un barco, un barco que navega, un kayak o un velero.

De este modo se ha logrado realizar por primera vez una zonificación de las actividades recreativas en estas tres reservas marinas y así se podrá cumplir con el objetivo de conservación de la Red Natura 200 y con diferentes directrices europeas como la Política Pesquera Común o Política Marítima integrada.

En la segunda fase el proyecto, que se realizará durante 2019, prevé extender la inteligencia artificial para monitorizar la fauna y flora acuática que habita la Red Natura 2000.

El objetivo final de la segunda fase será desarrollar herramientas para facilitar la adquisición de información del estado de conservación de las poblaciones de peces, aves, cefalópodos y otras especies que habitan la Red Natura 2000 basadas en inteligencia artificial.

Este sistema permitirá avanzar hacia un sistema de monitoreo automático y autónomo el estado de las poblaciones de fauna y flora de la Red Natura 2000 a través de la generación de manera continua información científica de alta calidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La inteligencia artificial monitorizará la actividad humana recreativa en áreas de conservación marina