El ciclón sin nombre que golpeó Galicia

Tras el paso del frente, llega el aire frío de origen polar. La precipitación para las próximas horas será de tipo chaparrón, con granizo y tormentas


redacción / la voz

El último temporal dejó un reguero de incidencias. En Tui, las lluvias torrenciales obligaron a desalojar a los 208 alumnos del colegio público Número 1 debido a las inundaciones. El frente descargó en algunas localidades de la mitad oeste más de 55 litros por metro cuadrado, superando todas las previsiones. Mucha de la precipitación cayó además en poco tiempo, creando bolsas de agua que anegaron calles y carreteras de toda la comunidad. Los vientos también soplaron con mucha fuerza en las cuatro provincias. La racha máxima se registró en la localidad ourensana de Carballeda de Valdeorras, con 158 kilómetros por hora. En Viveiro llegó a los 143 km/h y en Cedeira se midió una racha de 136. En A Coruña un avión procedente de Madrid tuvo que ser desviado a Santiago después de que el piloto intentase el aterrizaje hasta en dos ocasiones. Finalmente, abortó la maniobra y se dirigió a Lavacolla. También quedó suspendida temporalmente la circulación ferroviaria entre Ourense y Barra de Miño. El viento tiró árboles, cables de alta tensión y parte del alumbrado navideño de Vigo. La Xunta decidió ayer por la mañana, con el temporal ya encima, suspender las actividades al aire libre en los centros escolares.

A pesar de los avisos naranjas y de que la borrasca cumplía todos los requisitos para ser nombrada, la Agencia Estatal de Meteorología decidió no bautizarla. «Era una situación que pasó rápido y además los impactos estuvieron limitados a una zona geográfica determinada, zonas de costa y de montaña», justifica Rubén del Campo, portavoz adjunto de la Aemet. La semana pasada el organismo sí bautizó como Flora a un sistema de bajas presiones que afectó solamente al Mediterráneo y que no tuvo tantos efectos o un área de influencia tan extensa. Ayer, además de Galicia había otras tres comunidades con avisos naranjas por viento. «Lo importante es que los avisos estén bien puestos. El sistema de nombramiento requiere mucha coordinación con las agencias de Francia y Portugal e incluso con las de Irlanda y el Reino Unido. Es posible que necesite cierta revisión o que haya que incluir otros parámetros como la lluvia, que ahora mismo no se tienen en cuenta», confiesa Del Campo.

Chaparrones y nieve

Tras el paso del frente, llega el aire frío de origen polar. La precipitación para las próximas horas será de tipo chaparrón, con granizo y tormentas. A partir de los 1.000 metros de altura caerá en forma de nieve. Las temperaturas descienden, especialmente las mínimas en el interior. Hasta finales de semana los vientos de componente oeste mantendrán el cielo cubierto y con lluvias débiles, más frecuentes en las provincias de A Coruña y Pontevedra. La próxima semana regresa el anticiclón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

El ciclón sin nombre que golpeó Galicia