Los lagos glaciares, un riesgo para Nepal

El Imja, a 5.000 metros de altitud, no podrá retener sus aguas durante mucho más tiempo y el deshielo hace que siga creciendo de tamaño


nepal / afp

Cuando un potente sismo sacudió Nepal en el 2015, Phudoma Sherpa recuerda haber corrido como alma que lleva el diablo, no tanto por el temblor de tierra como por el miedo a una rotura del lago glaciar situado en lo alto de su pueblo. Con el cambio climático, el deshielo de los glaciares de este país del Himalaya provoca la formación de cada vez más lagos glaciares. Para los científicos, estas retenciones de agua son una potencial bomba de relojería, pues si los márgenes se rompen, estas masas de líquido podrían bajar a toda prisa por las montañas y provocar devastadoras inundaciones. El riesgo es aún mayor porque Nepal se sitúa sobre una falla tectónica, como recordó aquel sismo de magnitud 7,8 que dejó más de 9.000 muertos hace tres años.

La montañosa localidad de Surke, en la que reside Phudoma Sherpa, se sitúa en la parte baja del lago glaciar de Imja, que se formó a solo diez kilómetros al sur del Everest. A principios de los 80, el pequeño lago al pie del glaciar Imja, a 5.000 metros de altitud, no tenía nada de especial. Pero en el 2014 su tamaño se había casi triplicado y apenas estaba contenido por una pared natural de detritos conocida como morrena y que los expertos creen que no podrá retener las aguas durante mucho más tiempo.

Más de 12.000 personas viven en los 50 kilómetros río abajo de esta gran masa de agua, que en caso de un vaciado brutal podría liberar torrentes capaces de alcanzar las llanuras del sur del país, según los expertos.

Un informe del 2014 de la organización International Centre for Integrated Mountain Development (ICIMOD) registró 1.466 lagos glaciares en Nepal, 21 de ellos potencialmente peligrosos. Los especialistas consideran que actualmente hay más de 2.000, a pesar de la fusión de algunos de estos pequeños lagos en otros más grandes y potencialmente inestables.

El alza de las temperaturas amplifica el fenómeno, al acentuar el deshielo de los glaciares. Según otro estudio del ICIMOD, Nepal perdió casi un cuarto de sus glaciares entre 1997 y el 2010. En este contexto, el riesgo crece.

Hace dos años, los habitantes de la región del lago Imja soltaron un suspiro de alivio cuando las autoridades redujeron en 3,4 metros el nivel de las aguas del lago e instalaron un sistema de alerta. Imja es el segundo lago glacial que se vacía de esta forma, tras el Tsho Rolpa en el año 2000. Pero estos drenajes en altura son difíciles y costosos para una nación pobre como Nepal, que aunque apenas emite el 0,025 % de los gases de efecto invernadero, es uno de los países más vulnerables y más afectados por el cambio climático.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los lagos glaciares, un riesgo para Nepal