Tres mamíferos, 23 peces, 14 anfibios, 26 reptiles y 91 plantas. En total 157 especies nuevas que han sido descubiertas a lo largo de este 2017 en el Gran Mekong, un territorio que incluye a cinco países del sudeste asiático (Camboya, Laos, Birmania, Tailandia y Vietnam). Según el informe New Species on the Block de WWF, el Gran Mekong alberga especies como el gibón Skywalker, el murciélago Lance Bass con el pelo alborotado o el sapo de la Tierra Media.

Escondidas en lugares recónditos, todas estas nuevas especies han sido descubiertas gracias al duro trabajo de un grupo de científicos que decidieron adentrarse en lo más profundo de las junglas, montañas, ríos y praderas de esta vasta región llegando incluso a poner en peligro su vida en más de una ocasión. Todo el esfuerzo ha tenido su recompensa. Durante el año 2017, de media se descubrieron tres nuevas especies cada semana en la región.

En Myanmar, la antigua Birmania, se han descubierto 39 especies pero la riqueza de esta zona todavía desconocida puede aportar mucho más a la ciencia. La ONG recordaba la importancia de la «apertura» del país para acoger la investigación y proyectos de conservación y asegura que confía en que se producirán muchos más descubrimientos de especies en el futuro. En Vietnam se han hallado 58 nuevas especies; en Tailandia, 35; en Laos, 24 y en Camboya, 8.

Así son algunas de las nuevas especies

Entre las nuevas especies figuran un curioso murciélago descubierto en el hábitat del sub-Himalaya del bosque Hkakabo Razi en Myanmar; un siluro con forma de tortita hallado en corrientes de agua fría en el Santuario de Vida Salvaje de Hponkan Razi, en Myanmar; una especie de bambú de las Montañas Cardamom en Camboya con una base en forma de bombilla que crece en los laterales de las carreteras, lo que lo hace muy vulnerable.

Pero hay mucho más. También se ha descubierto una especie de sapo diminuto con cuernos afilados llamado como un elfo, porque fue hallado en un pequeño, montañoso y neblinoso bosque cubierto de musgo en Vietnam. Su hábitat y sus cuernos le han llevado a ser conocido como «el sapo de la Tierra Media».

También habita en Laos una especie de hierba que ya está en peligro, nada más ser descubierta, porque su hábitat está siendo destruido para extraer caliza. En Tailandia, se ha descubierto un geco con los pies en forma de hoja en la Montaña de los 300 picos que tiene dos rayas distintivas que van desde la cabeza hasta la punta de la cola.

En Birmania se ha descubierto también una serpiente en el lodo de una cuenca del río Salween, que está ya amenazada por la expansión de la agricultura.

Muchas más

El responsable del programa de especies de WWF España, Luis Suárez, ha subrayado que hay «muchas más especies» esperando a ser descubiertas pero advierte de que «muchas otras» desaparecerán «antes de que esto ocurra».

«No podemos dejar que se pierda esta riqueza. Asegurar que las grandes reservas estén destinadas a la vida salvaje, junto con el incremento de los esfuerzos para cerrar los mercados ilegales de fauna y flora, ayudará en la conservación de la extraordinaria diversidad de vida salvaje que hay en la región Mekong», ha agregado.

El Informe Planeta Vivo de WWF, publicado recientemente, constataba que el 60 % de todas las especies de vertebrados del mundo ha desaparecido en los últimos 40 años. Sin embargo, en la región del Gran Mekong este declive es «probablemente mucho mayor» por la destrucción a gran escala de los hábitats y la caza furtiva que se produce en buena parte de la región. Por ejemplo, en los mercados del Triángulo de Oro, punto donde coinciden las fronteras de Tailandia, Myanmar y Laos, las especies amenazadas son transportadas y vendidas a países vecinos con mayor demanda de productos derivados de animales salvajes, como China o Vietnam.

Sin embargo, como aspectos positivos, la ONG destaca que en Myanmar el comercio de especies en la región de Rangún ha sido declarado ilegal y una nueva orden del primer ministro de Laos refuerza e incrementa las incautaciones de productos de vida salvaje. Recientemente se ha prohibido el marfil en China por lo que WWF confía en que probablemente se producirá un «cambio» en el mercado de marfil y mayor presión sobre la naturaleza del Gran Mekong por parte de turistas y comerciantes.

Finalmente, WWF España señala que su campaña STOP Tráfico de Especies que busca luchar contra esta amenaza para la biodiversidad ha recogido ya 100.000 firmas. «Cada descubrimiento es una carrera a contrarreloj para proteger esa especie antes de que sea demasiado tarde», concluye Suárez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Descubren 157 nuevas especies en el Mekong