Diésel y gasolina, un adiós envuelto en humo

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

BIODIVERSA GALICIA

El fin de los coches de combustión en el 2050 cerrará fábricas, destruirá empleo y convertirá el vehículo en un artículo de lujo

03 abr 2019 . Actualizado a las 15:25 h.

El borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética marca un calendario para reducir a cero las emisiones de CO2 en España de aquí al 2050.

Esa legislación todavía cosida con alfileres es la respuesta del Gobierno a los compromisos asumidos en la pasada cumbre del clima de París, y tiene como medida estrella prohibir la venta de coches impulsados por combustibles fósiles en el 2040 (diésel, gasolina, gas natural e híbridos) e impedir por completo su circulación a partir del 2050.

Para el presidente, Pedro Sánchez, se trata de una cuestión de «valentía» para luchar contra el cambio climático, según afirmó ayer en el Congreso. Pero de momento esa intrepidez española llena de interrogantes, lejos de ser bien recibida, ha sembrado la incertidumbre entre fabricantes, vendedores y consumidores.