Las turberas gallegas son las que más ayudan a combatir el cambio climático

Se trata de espacios naturales que participan en múltiples funciones ecológicas, como la «regulación» de la descarga de agua hacia los ríos o la «depuración» del agua


redacción / la voz

La turberas de Galicia -lugares donde yace la turba, carbón fósil formado por residuos vegetales de color pardo oscuro, aspecto terroso y poco peso- se encuentran entre las que presentan una mayor tasa de acumulación de carbono a nivel mundial y, por tanto, de secuestro del CO2 presente en la atmósfera. Es lo que se recoge en un estudio internacional publicado en Nature Climate Change en el que han participado los investigadores de la Universidade de Santiago, Antonio Martínez Cortizas y Noemí Silva Sánchez.

A nivel global, las turberas acumulan entre 530.00 y 690.000 millones de toneladas de carbono, lo que equivale a todo el presente en la atmósfera terrestre, actuando como sumidero del mismo.

Las turberas son espacios naturales que participan en múltiples funciones ecológicas, como la «regulación» de la descarga de agua hacia los ríos o la «depuración» del agua, y hacen de reservorio de biodiversidad, «además de ser auténticas bibliotecas en las que está escrito nuestro pasado», según los investigadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las turberas gallegas son las que más ayudan a combatir el cambio climático