El presidente del Cidade de Ribeira condena «calquera tipo de violencia» y espera que el Lalín haga lo mismo

La Voz RIBEIRA, LALÍN / LA VOZ

RIBEIRA

Imagen del partido entre el Lalín y el Cidade de Ribeira.
Imagen del partido entre el Lalín y el Cidade de Ribeira. Cedida

Los barbanzanos critican que se criminalice a su afición mientras los dezanos destacan el buen comportamiento de los ribeirenses y no quieren darle «más bombo a algo que no lo tiene: un individuo aislado del que la Policía se hizo cargo y listo»

27 nov 2023 . Actualizado a las 20:10 h.

El domingo se enfrentaron en el Manuel Ángel Cortizo el Lalín y el Cidade de Ribeira. El encuentro lo ganaron los locales y, durante el mismo, el comportamiento de ambas aficiones en la grada fue bueno, animando cada una a sus respectivos equipos, comenta el presidente de los barbanzanos, Juan Fungueiriño

Al parecer, a primera hora de la tarde, antes de que comenzase el partido, se produjo un altercado entre seguidores que acabó con dos personas visitando el PAC de Lalín. El dirigente del Cidade de Ribeira quiso dejar claro que condenan «calquera tipo de violencia» y asegura que «se identifican aos responsables sacarémoslles a condición de socios».

Asimismo, también pide al Lalín que haga lo mismo y que la directiva del club dezano actúe. Recuerda que los lalinenses ya han sido sancionados esta temporada por el comportamiento de parte de su afición y que «o ano pasado ata chegaron a ter que xogar a porta pechada». «Nós condenamos a violencia, e agardo que eles fagan o mesmo», sentencia Fungueiriño.

El presidente del Cidade de Ribeira destaca que «a xente foi ao campo e animou e cantou sen meterse con ninguén. Son persoas que están a gastar cartos e tempo en apoiar ao equipo e están a facer ben. Non houbo problemas co resto de afeccionados. E máis, outros equipos téñennos felicitado polos nosos seguidores, que non deixan de animar».

Los dezanos destacan el buen comportamiento de los barbanzanos

d. c.

El presidente del Lalín, David Méndez, no quiso echar más leña al fuego, recalcando que se trató de un hecho aislado e incidiendo en que el comportamiento de las dos aficiones fue perfecto durante el partido: «Los aficionados del Cidade de Ribeira que fueron al campo se comportaron de diez y los jugadores también. Durante el partido hubo cero problemas».

Méndez explicó que las directivas no se pusieron en contacto después de lo sucedido porque ocurrió fuera del terreno de juego e insistió en la normalidad vivida durante el encuentro: «Los que entraron al campo estuvieron de diez, cantando y animando al equipo como es debido, sin faltar al respeto y sin increpar a nadie».

El máximo dirigente del club de O Deza no quiere darle «más bombo a algo que no lo tiene: un individuo aislado del que la Policía se hizo cargo y listo».

David Méndez mostró su confianza a cerca de que en el partido de vuelta no ocurra ningún incidente y se mantenga la buena sintonía que existe en la inmensa mayoría de los aficionados. «Cuando fuimos allí el año pasado todo fue bien y correcto, este año será igual. Nos ganaron dándonos un baño de fútbol y fuera del campo no pasó nada», concluyó.

Por otra parte, el presidente del Lalín dice que Juan Fungueiriño «se confunde», recordando que el cierre fue por el apercibimiento y que «como los altercados se produjeron en nuestro campo, el que organiza el partido es al que aperciben». Los hechos se remontan a febrero de este año, cuando el comité de Competición de la Federación Galega de Fútbol sancionó al club con un partido a puerta cerrada. Una decisión adoptada tras evaluar el acta arbitral del encuentro ante el Puebla, con hasta cuatro jugadores expulsados, y argumentada en el incumplimiento, por segunda vez esa temporada, del artículo 11 del reglamento de disciplina deportiva después de ser apercibidos por el conflicto protagonizado por varios seguidores del Ribeira ocurrido en el anterior duelo liguero.