Paco Paisal Luna: El adiós a un palmeirán ilustre afincado en Barcelona

RIBEIRA

Cedida

Obituario | Nacido en la casa más antigua de Palmeira, volvía cada año para visitar su tierra y sus raíces

05 may 2022 . Actualizado a las 19:56 h.

Amigo, cariñoso y espléndido. Enamorado de su pueblo, de su Palmeira natal, de donde salió con 10 años y regresó siempre cada ejercicio, sin ganas de marchar.

Gallego de pura cepa, nació en la casa más antigua que se conserva en el pueblo y, a pesar de su prolongada y próspera vida en Barcelona, hablaba catalán y el gallego palmeirán con el sentimiento que ponemos quienes lo hemos mamado. Tenía 90 años; casado con Matilde, mujer amable y cariñosa y otra palmeirana más, con el mérito añadido de haber nacido en Cataluña. Sus dos hijos, siempre que su ocupación se lo permite, son felices formando parte de la juventud del pueblo. Quienes hemos tenido la suerte de visitar a Paco Paisal en Barcelona nos hemos sentido honrados por su desvelo, ayuda y cariño.

En Palmeira, formaba parte de los de «su quinta», de quienes pocos quedan; aunque los que perduran están fuertes como robles y casi podían volver a entrar en filas…

Así también estaba Paco Paisal Luna unos años atrás, hasta que su enfermedad, llevada con entereza, hizo que no pudiésemos disfrutar de su inteligente charla ante un vino albariño; de su curiosidad por todo lo concerniente a su pueblo, de su afición a la pesca y, sobre todo, de su sincera amistad para con todos, sin diferencia de edad. Su talante no le permitía discutir, a no ser que se criticase al R.C.D. Espanyol. Paco vivía Palmeira como si nunca se hubiese marchado. Hasta siempre amigo.