ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Víctimas y victimismo

RIBEIRA

Logotipo de Facebook
Logotipo de Facebook Dado Ruvic | REUTERS

«Hay una grande y grosera diferencia entre la víctima y el victimismo, aunque las líneas que las separen estén hoy más desdibujadas que nunca»

25 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hay una grande y grosera diferencia entre la víctima y el victimismo, aunque las líneas que las separen estén hoy más desdibujadas que nunca. En un mundo cada vez más pretencioso e individualista, en el que la dopamina viene controlada por empresas de Cupertino, la sociedad busca de cualquier manera su cuota de protagonismo para generar felicidad irreal a base me gustas, corazones e interacciones de teléfono móvil.

Si Orwell planteó un mundo distópico controlado por un gobierno totalitario; Huxley teorizó otro en el que nos controlaríamos a nosotros mismos a base de soma, droga ficticia que bien podría ser las redes sociales y el smartphone que nos ata hoy en día.

Adictos a esa cuota de atención virtual, da igual cómo captar segundos de gloria. Ocurre diariamente con los famosillos e incluso con la jet set de Hollywood. Nadie es nada en California si no ha sufrido un episodio de bullying, acoso o racismo, todos de hace veinte o treinta años. Como en la Inquisición o en la caza de brujas en Inglaterra y Estados Unidos, primero se condenan a los acusados y después se buscan las pruebas que confirmen el delito. Sea como sea aparecerán.